Corporal

La alimentación más segura para la piel atópica

alimentacion-piel-sana

La conocida como piel atópica consiste en un tipo de piel muy particular que suele cursar en la mayoría de las ocasiones con diferentes síntomas y molestias habitualmente relacionadas con la dermatitis atópica, de manera que es común que se encuentre habitualmente inflamada, irritada, enrojecida y con una molesta e incómoda picazón en las capas superiores de la piel. Lo cierto es que aunque no se trate de una condición causada por una reacción alérgica, sí es imprescindible mantener una alimentación más segura para la piel atópica.

Esto es debido a que quienes tienen la piel atópica presentan un riesgo mayor de aparición de otras condiciones aparentemente alérgicas, como por ejemplo podría ser el caso del asma o la rinitis alérgica.

La alimentación más segura para la piel atópica

Es más, el riesgo de que surja la conocida como triada atópica tiende a ser muchísimo mayor en estos casos, de manera que aquellos bebés o niños pequeños que presentan piel atópica, especialmente con síntomas más o menos graves, presentan a su vez un riesgo mucho más elevado de desarrollar con el paso del tiempo asma y rinitis alérgica.

La piel atópica se caracteriza generalmente por ser una condición inflamatoria de la piel, que aparece especialmente en niños menores de 2 años de edad.

No obstante, esto no impide que no pueda afectar también a niños mayores, adolescentes y adultos. Aunque sí es cierto que los síntomas tienden a no ser tan evidentes, aunque la atopía puede presentarse igualmente en determinadas áreas comunes del cuerpo.

Así, mientras que los síntomas más hbaituales aparecen en la piel del rostro con mucha frecuencia cuando se es un bebé o un niño pequeño, a medida que van pasadno los años lo más probable es que los síntomas pasen a aparecer sobre todo en otras áreas del cuerpo, como los codos, la parte de atrás de las rodillas, en las manos y en los brazos.

Seguir una alimentación adecuada es fundamental. De hecho, alguna que otra investigación publicada hace algunos años ha sugerido que un bebé podría presentar menos probabilidades de desarrollar piel atópica si su mamá, durante el embarazo, evitaba tomar leche de vaca y consumía una gran cantidad de probióticos. Por lo que parece que la alimentación, junto con la predisposición genética y hereditaria, tiende a tener bastante que ver en este sentido.

Es más, también se ha encontrado que aquellos bebés alimentados con leche materna de manera exclusiva durante al menos los primeros tres meses de vida, presenten menos probabilidades de desarrollar piel atópica.

¿Y por qué cuidar la alimentación es tan importante? Esto es debido principalmente a que los médicos han encontrado que a las personas que se les diagnostica con piel atópica también es habitual el diagnóstico de alergias alimentarias.

Eso sí, esto no significa que ocurra en todas las personas, debido principalmente a que cada individuo es diferente, por lo que el tratamiento comprende descubrir cuáles son sus necesidades alimentarias específicas y particulares, para poder minimizar al máximo los problemas relacionados con la piel atópica y las alergias.

Descubre: Las 5 mejores cremas para la piel atópica

¿Cuáles son los alimentos que podrían aumentar el riesgo de alergia en pieles atópicas?

Debemos recordar en un primer momento que no todas las personas presentarán problemas o reacciones alérgicas a algunos de los alimentos que mencionamos a continuación. Pero sí es cierto que el riesgo de alergia alimentaria es muy común, puesto que se asocian con la piel y con la dermatitis atópica. Toma nota:

  • Leche de vaca
  • Gluten
  • Huevos
  • Productos de soja y derivados de la soja
  • Nueces
  • Pescado
  • Marisco

Si bien es cierto, como manifiestan los especialistas, que consumir determinados alimentos no tienden a causar piel atópica, sí podrían desencadenar un brote cuando el niño o el adulto ya presenta atopía.

Por este motivo, mantener una alimentación y / o dieta lo más amigable posible con la piel atópica se convertirá en una de las opciones de tratamiento más adecuadas, a la par que fundamentales.

Lee también: Cómo aliviar el picor en la dermatitis atópica

¿Qué alimentos son seguros y recomendados con la piel atópica?

Como han mostrado diferentes estudios científicos, parece que los alimentos con cualidades antiinflamatorias pueden ser de muchísima ayuda en caso de tener la piel atópica, puesto que ayudarían a disminuir o incluso a reducir la mayoría de los síntomas que tiende a causar la atopía (como inflamación, enrojecimiento, picor e irritación). A continuación te mencionamos cuáles son los más útiles e interesantes.

Alimentos con alto contenido en quercetina

La quercetina consiste en un flavonoide de origen vegetal, que actúa como un antioxidante natural y también proporciona interesantes cualidades antihistamínicas. De esta forma, es un compuesto activo sumamente útil a la hora de disminuir la inflamación en el cuerpo, así como reducir los niveles elevados de histamina en el organismo (uno de los principales “culpables” de muchos de los síntomas asociados a las alergias y a la propia atopía en sí).

Destacan una serie de alimentos especialmente ricos en este flavonoide, como es el caso de las manzanas, cerezas, arándanos, brócoli, la col rizada y las espinacas.

Pescados grasos

Por lo general, los pescados azules suelen proporcionar cantidades elevadas de ácidos grasos omega-3, que al igual que la quercetina, actúan como antiinflamatorios naturales. Por tanto, mantener una dieta variada incluyendo además determinados pescados grasos repletos en estos ácidos grasos esenciales (como por ejemplo sería el caso del arenque o del salmón), podrían ayudar a reducir los síntomas.

Eso sí, como mantienen los expertos, también podría ser interesante optar por un suplemento a base de aceite de pescado (muy rico en omega-3), aunque antes de tomar cualquier tipo de suplemento nutritivo, es imprescindible consultar siempre al médico.

Lee además: ¿Tu bebé tiene piel atópica? Te ayudamos

Alimentos ricos en probióticos

Como ya te indicábamos al comienzo, parece que aquellas futuras mamás que consumen probióticos a lo largo del embarazo ayuda a disminuir el riesgo de que el bebé presente piel atópica o eccema.

Esto es debido a que los alimentos probióticos, como por ejemplo podría ser el caso del yogur natural, contienen una serie de cultivos vivos capaces de mantener un sistema inmunológico reforzado y fuerte, lo que ayudaría a disminuir tanto los brotes de piel atópica como las reacciones alérgicas.

Existen determinados alimentos con alto contenido en probióticos que pueden ser de muchísima ayuda, como: yogur natural, kéfir, tempeh, miso, pan de masa fermentada, quesos blandos (como podría ser el caso del gouda), encurtidos fermentados de forma natural y el chucrut (sin pasteurizar).

Conoce también: Remedios caseros naturales para la piel atópica

¿Qué alimentos deben evitarse cuando se tiene piel atópica?

Debemos tener en cuenta que lo que comamos en nuestra dieta no es una causa directa de piel atópica, puesto que esta condición crónica de la piel se caracteriza sobre todo por ser una confluencia de distintos factores, entre los que se encuentra la predisposición genética y la existencia de una piel cuya barrera lipídica está habitualmente debilitada, y actúa de forma ineficiente.

Pero sí es cierto que determinados alimentos pueden acabar desencadenando un aumento de los síntomas, lo que podría aumentar considerablemente si se consume algún alimento al que se podría ser más sensible, o alérgico.

Existen una serie de alergias alimentarias tremendamente comunes, las cuales son causadas habitualmente por determinados alimentos, como los productos lácteos, los huevos, las nueces y la soja.

Además, determinados conservantes e ingredientes o compuestos artificiales también podrían acabar agravando los síntomas, al igual que los alimentos y productos alimenticios con un elevado contenido en azúcar (de hecho, se ha encontrado que podrían incluso desencadenar los brotes de piel atópica).

Esto es debido a que el azúcar origina que el nivel de insulina aumente, lo que podría originar la aparición de inflamación.

¿Qué dietas pueden ser adecuadas?

No existe, es cierto, una dieta específica para la piel atópica, por lo que la clave está en evitar aquellos alimentos que podrían aumentar el riesgo de brotes alérgicos, o incluso a los que ya sepamos que somos más sensibles o alérgicos. No obstante, determinadas dietas podrían ser de mucha ayuda.

Un buen ejemplo lo encontramos en la conocida como dieta antiinflamatoria, que consiste en la adopción de una alimentación rica en alimentos con interesantes cualidades antiinflamatorias, además que el plan se enfoca en la eliminación de aquellos alimentos que aumentarían la inflamación.

Con esta dieta es especialmente importante el consumo de frutas y vegetales frescos, grasas saludables (como el aceite de oliva virgen extra), cereales integrales y pescados grasos (pescados azules, como el salmón o el arenque al ser ricos en ácidos grasos omega-3).

La dieta mediterránea también podría ser de cierta ayuda, debido a que se basa en el consumo de frutas y vegetales frescos, pescados (tanto blancos como azules) y grasas saludables.

Como vemos, optar por una alimentación más segura para la piel atópica se convierte en una forma de controlar el riesgo de formación de brotes, disminuyendo con ello muchos de sus síntomas más molestos.

No te vayas sin haber leído: Review Crema piel atópica Akento Cosmetics