Corporal

Remedios caseros naturales para la piel atópica

remedios-caseros-piel-atopica

Lo cierto es que este tipo de piel se caracteriza por ser una condición inflamatoria crónica de la piel, cuyos primeros síntomas aparecen sobre todo en la etapa infantil, especialmente entre el primer y segundo año de vida. Aunque no tiene cura, determinados remedios caseros naturales para la piel tópica pueden ser de mucha ayuda a la hora de controlar sus síntomas y molestias.

La piel atópica se caracteriza por ser una forma común de piel sensible y delicada, originando la aparición de determinados síntomas que cursan como dermatitis atópica (también conocida médicamente bajo el nombre de eccema atópico), como picazón, sequedad, enrojecimiento, inflamación y la formación de grietas en la piel.

Remedios caseros naturales para la piel atópica

Es tremendamente habitual en los bebés y en los niños pequeños. Y aunque cursa con períodos de brotes y períodos de remisión, en la mayoría de las ocasiones tiende a resolverse a medida que el niño cumple años. De esta forma, lo más común es que llegada a la adolescencia la mayoría de los niños que presentaban este tipo de piel en la infancia no tengan prácticamente muchos de sus síntomas.

Eso sí, esto no significa que no puedan tener la piel por lo general más delicada y sensible. No en vano, la piel que es atópica seguirá siendo atópica siempre.

Es más, aún cuando se trata de una afección crónica (a largo plazo), puede mejorar significativamente con el paso de los años, o incluso desaparecer por completo.

Lo cierto es que la piel atópica suele ser muy molesta, sobre todo cuando surgen determinados síntomas. Por ejemplo, el bebé y el niño pequeño suele sentirse muy molesto porque cursa con picazón, grietas, inflamación, sequedad y dolor.

Por suerte, aún cuando no exista un tratamiento específico que ayude a curar la piel atópica, sí se convierte en una condición de la piel que puede ser tratada muy fácilmente.

Un buen ejemplo lo encontramos en los remedios caseros naturales que pueden ser de bastante ayuda especialmente en algunos momentos en los que los síntomas asociados a la piel atópica pueden terminar volviéndose molestos e incómodos.

Descubre: Las 5 mejores cremas para la piel atópica

Áloe vera

El áloe vera se convierte posiblemente en uno de los mejores extractos botánicos que existen a la hora de calmar la piel enrojecida, irritada e inflamada, debido a su riqueza en mucílagos que, aplicados sobre la piel, actúan como calmantes y anti-irritantes de origen cien por cien natural.

El gel de áloe vera se constituye como una de las opciones más útiles y recomendadas a la hora de disfrutar de las diferentes cualidades únicas que proporciona las hojas de la planta de áloe. Es una opción interesante para la piel atópica porque proporciona cualidades antimicrobianas, antibacterianas, cicatrizantes, calmantes y estimulantes del sistema inmunológico.

Por ello, aplicado sobre la piel seca y agrietada (dos síntomas o problemas muy comunes en caso de tener la piel atópica), puede ayudar a prevenir la aparición de infecciones de la piel, aliviando las molestias asociadas a la piel agrietada.

Aplicación: Lo cierto es que usarlo es tan sencillo como siemple. O bien puedes optar por una planta de áloe vera para obtener el gel directamente a partir de sus hojas, o bien comprarlo ya elaborado, en forma de gel.

Eso sí, en caso de optar por un gel ya envasado, debes recordar que no contenga fragancias, conservantes, colorantes y alcohol (es ideal que haya sido producido para las pieles sensibles).

A la hora de aplicarlo tan solo debes ponerte una pequeña cantidad de gel en las áreas con síntomas de piel atópica, y aplicar en forma de masaje hasta su completa y total absorción. Es conveniente aplicarlo y utilizarlo hasta que mejoren los síntomas.

Lee también: Cómo aliviar el picor en la dermatitis atópica

Baños de avena coloidal

Los baños de avena coloidal pueden convertirse en una opción casera excelente a la hora de calmar los brotes asociados a la piel atópica. ¿Sabes por qué? Esto es debido a que la avena coloidal, también conocida habitualmente bajo el nombre de Avena sativa, es capaz de proporcionar propiedades curativas sumamente útiles e interesantes para la piel.

De hecho, brinda cualidades útiles para tratar la sequedad de la piel, la aspereza, la deshidratación y la intensidad de la picazón, de ahí que sea una opción habitualmente utilizada en el tratamiento natural de la piel atópica, gracias a sus beneficios tanto antioxidantes como antiinflamatorios.

Aplicación: Su uso, además, se caracteriza por ser tan sencillo como simple. Debemos tener en cuenta que la avena coloidal no es más que avena finamente molida y hervida.

Por tanto, a la hora de aplicarla, tan solo debemos preparar un baño de agua tibia (no olvides que el agua caliente puede afectar negativamente a la piel atópica, pudiendo incluso aumentar los síntomas), y añadir avena coloidal al agua del baño.

Luego, debemos remojarnos el cuerpo dejando que la avena actúe entre 10 a 15 minutos, siendo fundamental que las áreas de la piel más afectadas se encuentren en constante remojo mientras los distintos compuestos presentes en la avena actúan directamente sobre ella.

Finalmente, seca con suaves palmaditas, y aplícate inmediatamente una loción humectante, vaselina, o una crema altamente nutritiva, a ser posible después de salir del baño, dentro de los tres minutos siguientes.

Lee además: ¿Tu bebé tiene piel atópica? Te ayudamos

Aceite de coco

El aceite de coco, tal y como coinciden en señalar muchos dermatólogos, se convierte en uno de los mejores aceites vegetales que existen a la hora de cuidar y humectar la piel activamente.

Y es que se encuentra repleto en ácidos grasos esenciales, los cuales proporcionan excelentes beneficios para la piel seca y deshidratada.

Por este motivo, es también muy interesante en caso de tener la piel atópica, al añadir humedad a la piel, a la vez que combate la inflamación y mejora la salud de la barrera cutánea, ya de por sí debilitada y deficiente.

Aplicación: Solo debemos aplicarnos aceite de coco virgen prensado en frío directamente sobre la piel, después del baño, incidiendo especialmente en las áreas más afectadas por la atopía. Es recomendable aplicarlo en forma de suaves masajes, con lo que conseguiremos una mejor absorción.

Conoce también: La alimentación más segura para la piel atópica

Miel

Aunque no lo creas, la miel puede llegar a convertirse en otro ingrediente activo recomendado para el tratamiento de la piel atópica en forma de remedios caseros naturales, debido sobre todo a sus interesantes cualidades antiinflamatorias y antibacterianas.

No en vano, de acuerdo a diferentes estudios científicos, la miel ayuda en el proceso de curación natural de las heridas a la vez que estimula la función del sistema inmunológico, por lo que, aplicada sobre la piel, podría ser particularmente interesante a la hora de combatir las infecciones.

Lo cierto es que, aplicada directamente sobre la piel atópica, podría ayudar en la prevención de las infecciones, a la vez que nutre la piel activamente, la hidrata intensamente y acelera el proceso de curación.

Aplicación: Tan solo debemos aplicarnos un poco de miel en el área de la piel afectada, en forma de suaves masajes.

Vinagre de sidra de manzana

Nos encontramos posiblemente ante otro de los remedios más comunes que existen a la hora de tratar la piel atópica en casa. Comúnmente utilizado también para otras condiciones y problemas de la piel, como podría ser el caso de la celulitis, lo cierto es que el vinagre de sidra de manzana es otra opción única a la hora de reducir los síntomas asociados con la atopía cutánea.

No en vano, suele ser un remedio tremendamente popular en una amplia variedad de afecciones, lo que incluiría distintos trastornos de la piel.

Eso sí, es conveniente utilizarla en forma diluida, puesto que aplicado directamente sobre la piel podría aumentar el riesgo de quemaduras.

Aplicación: Tan solo debemos empezar mezclando una taza de agua tibia con una cucharada de vinagre de manzana. Una vez combinados ambos ingredientes, remojamos un algodón o una gasa, lo aplicamos sobre el área de la piel afectada, y cubrimos el apósito con nueva tela de algodón limpia, dejando actuar durante 2 a 3 horas, como máximo.

Por otro lado, debemos indicar que también hay quien opta por darse baños de vinagre de manzana. En estos casos tan solo habría que preparar una bañera con agua (recuerda, es esencial que el agua se encuentre tibia y nunca caliente), y añadir 2 tazas de vinagre de manzana.

Nos introducimos en el agua y nos remojamos entre 15 a 20 minutos. Finalmente, nos enjuagamos bien el cuerpo con agua tibia, y terminamos hidratándonos la piel con nuestro humectante favorito.

Como vemos, existen infinidad de remedios caseros naturales para la piel atópica, que pueden funcionar o no, proporcionando beneficios útiles para reducir muchos de sus síntomas más molestos. No obstante, la clave está en hacer distintas pruebas para comprobar cuál nos funciona de verdad, y cuál no.

No te vayas sin haber leído: Review Crema piel atópica Akento Cosmetics