Facial

Alimentos ricos en colágeno

El cuerpo humano produce colágeno principalmente a partir de fibroblastos. Y lo que originalmente pocas personas saben es que cuando somos adultos nuestro organismo es capaz de producir alrededor de 11 gramos de colágeno por día. Aunque esta cantidad aumenta con la edad, su producción se ralentiza, principalmente a partir de los 20 años, lo que hace necesario buscar otras fuentes de colágeno que ayuden a proporcionarla al organismo. Los alimentos ricos en colágeno se convierten en una opción excelente. Y en esta ocasión queremos hablarte sobre ellos.

Alimentos ricos en colágeno

¿Sabes qué es el colágeno?

El colágeno es considerado como una de las principales proteínas de nuestro cuerpo. De hecho, lo encontramos en los tendones, huesos, músculos y ligamentos. Y, además, forma parte de la piel, siendo de vital importancia a la hora de mantener su estructura.

Aunque nuestro cuerpo produce colágeno de forma totalmente natural, a partir de los 20 años de edad lo más comun es que esa producción se ralentice. En este sentido, y de acuerdo a los expertos, a partir de esa edad se produce en torno a un 1 por ciento menos cada año.

Debido a ello, es tremendamente común que algunos de los principales signos del envejecimiento tiendan a no ser tan visibles o evidentes hasta llegada una edad. Por ejemplo, es habitual que las primeras arrugas no se vean hasta pasada la treintena.

Precisamente, debido a que la producción de colágeno tiende a ser evidentemente menor, lo que se traduce en la formación de arrugas y líneas finas, debido a que la piel se vuelve más reseca, menos elástica y tambien más flácida y fina.

Con la intención de proporcionar un mayor contenido de colágeno, muchas cremas antienvejecimiento contienen en su formulación colágeno hidrolizado, que se convierte en una de las mejores opciones a la hora de aportar esta fibra a la piel.

Y esto es debido fundamentalmente a que las moléculas de colágeno suelen ser demasiado grandes como para poder ser absorbidas por la piel, motivo por el cual en muchos tratamientos tópicos antiedad suele utilizarse el colágeno hidrolizado, de menor tamaño, para favorecer así su absorción.

Como ya te hemos mencionado en distintos momentos, los beneficios son más que evidentes, especialmente después de un uso regular. Y es que, por ejemplo, ayudarían a aumentar la síntesis y los niveles de colágeno en la piel, reduciendo con ello arrugas y líneas finas, además de mejorar considerablemente tanto la elasticidad como la hidratación de la piel.

Pero, además de seguir una rutina de cuidado de la piel rica en productos útiles, como podría ser el caso de las cremas con colágeno (que pueden ser de muchísima utilidad a la hora de cubrir sus necesidades de colágeno), existe otra forma de proporcionarlo. Y es a través de la alimentación.

Y es que, ¿sabías que existen distintos alimentos que podrían brindar excelentes cantidades de esta fibra tan esencial a la hora de mantener la estructura de la piel?

Descubre: Qué es el colágeno hidrolizado y cuáles son sus beneficios

Principales fuentes de colágeno: alimentos más ricos

Como de buen seguro sabras, una de las principales fuentes de colágeno es el tejido animal, de ahí que sean una fuente útil a la hora de elaborar y fabricar colágeno hidrolizado, que luego se incorpora a muchas cremas antienvejecimiento y antiarrugas.

Eso sí, debido a que el colágeno se encuentra naturalmente presente en los huesos y en los tejidos de los animales, optar por una dieta basada en alimentos con alto contenido en colágeno puede ser una buena opción a la hora de aportarlo a nuestro organismo.

Carnes

La carne, por ejemplo, se convierte en una de las opciones nutritivas habitualmente más interesantes. ¿Sabes por qué? Esto es debido a que el colágeno es la proteína más abundante en los animales, por lo que la carne rica en proteínas, como la de vaca o el pollo, son a su vez ricas en colágeno.

Además, se ha encontrado que aquells alimentos de origen animal que contengan tejido conectivo y hueso, como por ejemplo es el caso de las alitas de pollo o del chuletón, pueden ser además especialmente ricos en colágeno, dado que se trata del componente principal de este tipo de tejidos.

Caldo de huesos

El caldo de huesos también suele ser considerado como otra opcion útil. De hecho, suele ser el más popular y conocido, especialmente a la hora de obtener colágeno sin suplementos.

Su elaboración es sencilla, ya que solo se deben hervir los huesos de animales en agua hirviendo a fuego lento, con un poco de vinagre durante alrededor de 12 a 24 horas, de esta manera, se consigue extraer todo el colágeno presente en el tejido conectivo del animal.

No te pierdas: Descubre los beneficios del colágeno marino

Pescados y mariscos

Los peces también se caracterizan por ser otra opción útil a la hora de proporcionar colágeno a la dieta; en este caso, obviamente se trata de colágeno marino, el cual podemos encontrarlo también en la composicion de muchas cremas antienvejecimiento.

Es lo que sucede también con otras opciones de procedencia marina, como el marisco, que también contienen tejidos con colágeno, convirtiéndose así en una fuente natural de esta sustancia para rellenar la piel.

De acuerdo incluso a algún estudio publicado hace algunos años, el colágeno marino podría ser incluso preferible al colágeno presente en las carnes repletas de proteínas, como la carne de vaca o de cerdo, puesto que el colágeno marino tiende a absorberse mejor (concretamente, hasta 1,5 veces más).

Debido a que el colágeno marino se absorbe de forma más eficiente, suele ser considerado de hecho como una de las mejores fuentes de colágeno.

Espirulina

Dentro de las diferentes fuentes marinas, la espirulina es otra opción útil, aunque menos conocida. Lo cierto es que alrededor del 60 por ciento de esta alga marina se encuentra compuesta de aminoácidos, que como seguro sabrás, son los componentes básicos de esta fibra.

Un estudio publicado en el año 2017 encontró que cuando la espirulina era incorporada como un ingrediente más en la composición de distintas cremas tópicas utilizadas para la piel ayudó a mejorar la cicatrización de las heridas y la propia viabilidad de las células.

Conoce también: 5 Mejores cremas con colágeno

Clara de huevo

Las claras de huevo también son otra opción útil en este sentido. Se encuentra de forma natural tanto en la cáscara como en la clara, pero dado que no es muy aconsejable consumir cáscara de huevo, lo mejor es optar por la clara.

De hecho, las claras de huevo destacan por su elevado contenido en aminoácidos, entrel os que se encuentran nueve aminoácidos esenciales.

En el caso del tipo de colágeno que encontramos en la clara, se trata de sulfato de glucosamina y sulfato de condroitina, además de proporcionar otros aminoácidos necesarios para la producción de colágeno.

Otros alimentos que aumentan la producción y la síntesis de colágeno

Como te hemos mencionado, especialmente cuando se trata de aumentar el colágeno, no debes olvidar que existen un total de tres nutrientes esenciales a la hora de aumentar la síntesis de colágeno:

  • Vitamina C. Se trata de una vitamina con interesantes cualidades antioxidantes, útil sobre todo a la hora de reducir la acción de los radicales libres, comúnmente asociado al envejecimiento prematuro. También se ha encontrado que es capaz de aumentar la síntesis de colágeno.
  • Cobre. Consiste en un oligoelemento útil para ayudar al organismo a producir nuevo colágeno, ya que actuaría activando una enzima (lisil oxidasa) capaz de ayudar a madurar el colágeno. A su vez, cuando el colágeno ha sido dañado este nutriente es útil para ayudar a reparar la elasticidad que tenía con anterioridad.
  • Zinc. Trabaja como un activador de proteínas esenciales, ayudando a la producción natural de colágeno.

Aprende además: Todo sobre el colágeno para la piel

¿El consumo de determinados alimentos puede aumentar la producción de colágeno?

Lo cierto es que es posible aumentar de forma totalmente natural la sintesis de colágeno del cuerpo, sobre todo a través de la alimentación.

Para conseguirlo, como hemos visto a lo largo del apartado anterior, es necesario optar por alimentos que se caracterizan fundamentalmente por ser fuentes naturales de colágeno.

Y, por otro lado, optar por alimentos que contengan una serie de nutrientes conocidos por promover la producción de nuevo colágeno.

De esta forma, seguir una dieta rica en alimentos con alto contenido en colágeno puede ser particularmente útil a la hora de ayudar a que el organismo genere nuevo colágeno.

A su vez, determinados nutrientes como la vitamina C, el cobre o el zinc, pueden ser de muchísima ayuda para aumentar la producción de colágeno, y no solo para proporcionarlo, al aumentar la síntesis y producción del mismo cuando se combinan entre sí, en el tejido conectivo.

Estas últimas opciones son todavía más interesantes si cabe. ¿Sabes por qué? Principalmente porque ayudan a la hora de conseguir un colágeno todavía más fuerte y elástico, de manera que consumir uno o más de estos nutrientes podría favorecer la síntesis de nuevo colágeno.

Por tanto, seguir una dieta basada en alimentos ricos en colágeno pasa a convertirse en una de las mejores opciones a la hora de aumentar la producción y la propia síntesis de esta fibra tan esencial.

Lee también: Crema colágeno de Nezeni: mi opinión