Corporal

Cómo hacer un exfoliante de café para el cuerpo

El café es considerado como uno de los mejores ingredientes naturales que existen a la hora de exfoliar no solo la piel del rostro, sino también la del cuerpo. ¿Sabes por qué? Esto es debido principalmente a su  textura y consistencia, de tendencia granular, y a su elevado contenido en antioxidantes naturales. Aunque es cierto que podemos encontrarnos con diferentes opciones de exfoliantes de café corporales en las tiendas, ¿sabías que también es posible hacer uno? Te explicamos en esta ocasión de qué forma puedes hacer un exfoliante de café corporal, fácilmente y en casa.

Es cierto que el café se convierte en una de las bebidas más consumidas del mundo. Muchos de nosotros no podríamos pasar sin tomarnos nuestra taza de café caliente cada mañana, debido sobre todo a sus conocidas cualidades estimulantes. Pero sus beneficios no se quedan ahí.

Cómo hacer un exfoliante de café para el cuerpo

De hecho, los antioxidantes naturalmente presentes en el café son ideales a la hora de proteger nuestra piel frente a la acción de los radicales libres, los cuales habitualmente se asocian con el envejecimiento prematuro y la aparición de diferentes enfermedades crónicas.

En este sentido, lo cierto es que el café está repleto de antioxidantes, los cuales nos ayudan de manera cien por cien natural a la hora de combatir el envejecimiento prematuro.

Distintos estudios han demostrado que el café (especialmente el aceite obtenido de forma natural a partir de los diferentes granos de café), tendría efectos similares en la piel a los que proporciona el ácido hialurónico, un ingrediente conocido y reconocido por sus cualidades antienvejecimiento, gracias entre otros interesantes aspectos a que es capaz de retener la humedad naturalmente presente en el aire, atrayéndolo hacia la piel.

Es más, en caso de utilizar aceite de café en la elaboración de nuestra receta, también se ha encontrado que podría ayudar a aumentar tanto el colágeno como la elastina, siendo de utilidad para que la piel pueda lucir de forma más tersa, y se sienta además más firme.

Por otro lado es de mucha utilidad para mantener la piel hidratada gracias a que actúa a reducir la pérdida de agua transepidérmica, evitando que la humedad se evapore de la piel. Mientras que el extracto de café molido es especialmente útil a la hora de proteger la piel frente a la acción de los rayos ultravioleta UV-B.

Gracias a ello, el extracto de café puede ser de mucha ayuda a la hora de proteger la piel contra el daño solar y la formación de líneas finas y arrugas, unas cualidades que no solo dependenl del uso del café de manera externa, sino también interna (es decir, cuando lo bebemos).

Por todo ello, el café se caracteriza por ser un ingrediente natural comúnmente utilizado en la elaboración de una amplia diversidad de recetas de belleza y remedios caseros, debido a que los granos pueden incorporarse fácilmente a los exfoliantes con la finalidad de eliminar las células muertas y suavizar la piel de manera natural.

Mientras que la cafeína naturalmente presente en los posos del café también podría ser de muchísima ayuda a la hora de mejorar el aspecto natural de la piel, contrayéndola a la vez que la hace lucir mucho más firme y tensa. Por este motivo, es ideal para aplicar el exfoliante en las áreas donde se ha formado la celulitis, o combatir los ojos hinchados.

No te pierdas: Ingredientes exfoliantes naturales: los mejores y cómo hacer uno casero

Receta de exfoliante de café para el cuerpo

Una de las principales ventajas que encontramos en el café es que puede ser utilizado en la elaboración de exfoliantes tanto faciales como corporales, debido a su textura granular pero suave, no siendo tan abrasivo como el azúcar o la sal marina.

Ingredientes: 

  • ½ taza de azúcar moreno (puede sustituirse por azúcar blanco)
  • 2 cucharadas de café molido
  • ¼ taza de aceite de almendras dulces

Elaboración: 

El proceso de elaboración de nuestro exfoliante corporal de café es bastante sencillo y simple. Tan solo debemos combinar en un cuenco el azúcar moreno o blanco con el café molido y el aceite de almendras dulces.

Una vez hecho esto, simplemente debes mezclar y combinar ligeramente, hasta conseguir una textura más bien áspera.

Eso sí, en caso de que desees optar por disfrutar de una mayor cantidad en cafeína, también puedes utilizar los posos del café. Para ello, es necesario empezar preparando una cafetera italiana como habitualmente la preparas cada mañana.

Una vez el café haya subido, puedes bebértelo, mientras dejas que los posos del café se enfríen completamente. Simplemente, una vez frío, debes utilizar 2 cucharadas de posos de café, siguiendo los pasos que te hemos indicado al comienzo de esta receta.

Descubre también: Todas las claves para hacer un exfoliante corporal casero

Receta de exfoliante de café para el cuerpo con aceite de coco

El aceite de coco se caracteriza por ser un aceite vegetal muy popular para el cuidado de la piel, que puede ser utilizado de forma individual, o bien añadido en forma de recetas. Un buen ejemplo es esta opción de exfoliante de café que te proponemos en esta ocasión.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de posos de café recién hecho
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • ¼ taza de yogur natural
  • El jugo de medio limón

Elaboración:

Dado que en esta ocasión vamos a utilizar los posos de café, es conveniente empezar preparando una cafetera. Luego, una vez haya subido el café, debemos retirarla del fuego y esperar a que se enfríe completamente.

Una vez fría, debemos calentar ligeramente el aceite de coco unos segundos al microondas, puesto que es muy probable que se encuentre en estado sólido. Mientras tanto, partimos el limón por la mitad y lo exprimimos para obtener su jugo.

Luego, simplemente añadimos todos los ingredientes en las cantidades indicadas, y los mezclamos combinando bien, hasta conseguir la textura áspera y ligeramente granulosa deseada.

Aprende también: Los 4 mejores exfoliantes para el cuerpo

Receta de exfoliante de café con miel para el cuerpo

Si deseas aprender a preparar otra receta de exfoliante de café casera, que proporcione excelentes beneficios para la piel del cuerpo, te proponemos en esta ocasión añadir miel a nuestra elaboración, la cual es ideal para calmar la piel, mientras que brinda un efectivo curativo útil gracias a sus beneficios antibacterianos.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de café molido
  • 3 cucharadas de yogur natural
  • 1 cucharada de miel
  • 2 cucharadas de cacao en polvo

Elaboración:

Comenzaremos elaborando nuestro café en la cafetera italiana, con la finalidad de obtener los posos de café molido recién hechos, y disfrutar así de todos los beneficios que nos proporcionará su elevado contenido en cafeína.

Una vez preparado, debemos dejarlo enfriar completamente. Una vez frío, simplemente debes combinar todos los ingredientes, en las cantidades indicadas, en un cuenco o tazón pequeño, mezclando bien hasta conseguir la textura deseada.

Lee además: Guante exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Cómo debemos usar nuestro exfoliante de café para el cuerpo

Lo cierto es que, al igual que elaborar nuestro exfoliante de café es tan sencillo como simple, la realidad es que usarlo es también muy simple. De hecho, no se diferencia en nada del resto de exfoliantes faciales o corporales que podemos encontrar en el mercado, ya que incluso contiene prácticamente los mismos ingredientes que podemos encontrar en las fórmulas de otros exfoliantes de las tiendas.

Para ello, recuerda que es esencial preparar la piel, de esta manera conseguiremos que el exfoliante actúe de manera más efectiva.

Por tanto, el mejor momento a la hora de aplicarlo es la ducha o el baño, concretamente después de habernos bañado, cuando la piel se encuentra todavía ligeramente humedecida, puesto que nos ayudará positivamente a la hora de aplicar más fácilmente el exfoliante de café.

Te interesará: Exfoliante enzimático: qué es y las mejores opciones

Luego, simplemente debemos ponernos un poco de nuestro exfoliante de café en la palma de la mano, y proceder a masajear suavemente el cuerpo, siempre mediante suaves masajes circulares.

Eso sí, es conveniente prestar especial atención a aquellas áreas del cuerpo que se encuentren más resecas o ásperas, como podría ser el caso de la zona de las rodillas o los codos. Por otro lado, también es interesante incidir sobre aquellas zonas donde ha aparecido la celullitis o las estrías.

No debemos olvidarnos que la cafeína naturalmente presente en los posos de café molido es una opción anticelulítica sumamente interesante, gracias a su cualidad para estimular la circulación, favoreciendo la producción tanto de nuevo colágeno como de elastina, un beneficio que comparte con los antioxidantes.

Por último, recuerda que el exfoliante ayuda a preparar la piel para que el resto de productos que conforman la rutina de cuidado de la piel puedan actuar de manera mucho más efectiva y completa, por lo que es ideal continuar con el régimen de belleza.

En este sentido, por ejemplo, lo más recomendable es acabar con la aplicación de un aceite corporal, para aumentar la humectación, la nutrición y la hidratación. El aceite de coco se convierte sin duda alguna en uno de los mejores aceites corporales que existen.

Ahora que hemos aprendido a hacer un exfoliante de café para el cuerpo, ¿te animas a elaborarlo por ti misma? Recuerda que, siempre que el resto de ingredientes sean suaves, podrás también aplicarlo sobre la piel del rostro.

No te vayas sin leer: Cepillo exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno