Corporal

Ingredientes exfoliantes naturales: los mejores y cómo hacer uno casero

exfoliante natural

Si sigues una rutina de cuidado de la piel regular, es muy probable que ya sepas que la exfoliación, tanto facial como corporal, pasa a convertirse en uno de los pasos indispensables.

Eso sí, aunque podemos encontrar una buena cantidad de productos en las tiendas, ¿sabías que también es posible hacerlo en casa? Te descubrimos algunos de los mejores ingredientes exfoliantes naturales, y una receta única para hacer en casa.

Cuando nos planteamos la posibilidad de elaborar un exfoliante casero, debemos tener en cuenta que existen distintos métodos y tipos para eliminar las células muertas y envejecida.

No te pierdas: Los mejores exfoliantes para el cuerpo

Todo dependerá del tipo de piel que tengamos y de cómo ésta reaccione al proceso de exfoliación en sí mismo.

Los exfoliantes físicos, por un lado, se caracterizan por tener ingredientes de textura granular, como el café molido, el azúcar, la sal marina, o huesos de aceituna.

Todos ellos actúan eliminando la suciedad y las células inservibles, mientras los frotamos físicamente contra la superficie de la piel.

Los exfoliantes químicos, por otro lado, disuelven los diferentes enlaces que mantienen unidas las células cutáneas.

Una vez que estos enlaces se disuelven y desaparecen, las células muertas que todavía se encuentran adheridas se desprenden y desaparecen.

Lo cierto es que ambos métodos son ideales a la hora de exponer la piel sana ubicada debajo de la gruesa capa de células muertas.

Esto además va a permitir que el resto de productos que conforman la rutina de cuidado de la piel puedan ser todavía más efectivos, al penetrar mejor y más profundamente en la dermis.

Precisamente, si te estás planteando la posibilidad de hacer un cosmético natural en casa, a continuación te explicamos cuáles son los ingredientes exfoliantes naturales más interesantes que podrías utilizar en su elaboración. Toma nota.

Te recomendamos: Cómo quitar los granos de la espalda

Los mejores ingredientes exfoliantes naturales

Yogur y leche

exfoliante leche

Tanto la leche como el yogur contienen ácido láctico, un ácido alfa-hidroxiácido (AHA) comúnmente utilizado en la exfoliación, los cuales ayudan a que las células se desprendan.

Este tipo de ácidos son ideales a la hora de unificar el tono natural de la piel, aumentar el colágeno (esencial para mantener la estructura normal de la piel), y reducir las líneas de expresión y las arrugas.

Eso sí, el ácido láctico se caracteriza por ser muy suave. No obstante, funciona a la perfección en áreas de la piel mucho más sensibles, como por ejemplo la delicada zona de debajo de los ojos.

Azúcar moreno y blanco

Ambos ingredientes son ricos en ácido glicólico, otro ácido alfa-hidroxiácido que se caracteriza por poseer un peso molecular mucho más pequeño, lo que significa que es capaz de penetrar fácilmente en la piel con la finalidad de exfoliar las diferentes capas cutáneas.

Es útil para aquellas pieles más opacas y propensas al acné, gracias a que no solo actúa como un exfoliante suave, sino a sus cualidades antimicrobianas, perfectas para matar las bacterias causantes del acné.

No te pierdas: Cepillo exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Limón y otros cítricos

exfoliante citricos

Tanto el limón como el resto de cítricos se caracterizan por poseer un elevado contenido en ácido cítrico, el cual es también un ácido alfa-hidroxiácido capaz de exfoliar la piel de forma similar al ácido glicólico o al ácido láctico.

También proporciona una cantidad muy interesante de antioxidantes naturales, útiles para prevenir el envejecimiento, reducir la acción de los radicales libres y también la opacidad.

Descubre también: Todas las claves para hacer un exfoliante corporal casero

Café

El café molido se convierte en otro de los ingredientes exfoliantes más interesantes que existen.

No solo gracias a su textura granular, sino a su elevado contenido en antioxidantes naturales, los cuales también ayudan a reducir el riesgo de acción de los radicales libres.

También es muy interesante para estimular la circulación, por lo que se convierte en un remedio popular a la hora de disminuir tanto la celulitis como las estrías.

Frutas

Lo cierto es que cualquier fruta puede ser una opción natural ideal a la hora de elaborar cualquier tipo de exfoliante casero, debido a que se caracteriza por tener enzimas exfoliantes.

Estas enzimas son interesantes porque ayudan a exfoliar la piel suavemente, gracias a que digieren literalmente las células muertas, eliminándolas.

Te interesará: Exfoliante enzimático: qué es y las mejores opciones

Otros ingredientes útiles

Aunque el ingrediente abrasivo se convierte en uno de los elementos imprescindibles de cualquier receta exfoliante, es necesario utilizar algún ingrediente de base con el que poder combinarlo para mejorar su textura, facilitando con ello su aplicación.

Es el caso, por ejemplo, del aceite de coco, el cual se convierte en un aceite vegetal con cualidades hidratantes y nutritivas, gracias a su elevado contenido en ácidos grasos como el omega 3 y omega 6, además de destacar por su aporte en vitamina E.

También destaca el aceite de almendras dulces o el aceite de aguacate, que comparten muchos de los beneficios que encontramos en el aceite de coco.

Ambas opciones son ideales para sustituir al aceite de coco cuando, por ejemplo, tendemos a tener la piel grasa.

Aprende también: Cómo hacer un exfoliante de café para el cuerpo

Cómo hacer un exfoliante natural en casa: receta básica

exfoliante natural casero

Si te estás planteando la posibilidad de elaborar un exfoliante natural casero, es muy sencillo y simple de hacer, dado que se requieren unos pocos ingredientes.

A continuación te proponemos una receta que se caracteriza por ser una opción básica por la que podemos empezar.

Luego es posible sustituir unos ingredientes por otros (en función de las necesidades específicas de piel), o bien combinarlos entre sí para maximizar sus beneficios.

Ingredientes:

  • 4 cucharadas de azúcar moreno
  • 1 cucharada de aceite de coco (puedes sustituirlo por aceite de almendras dulces, de oliva o de jojoba)

Elaboración:

Dado que es bastante probable que el aceite de coco se encuentre en estado sólido, es necesario calentarlo ligeramente al microondas para que se vuelva un poco más líquido. Reserva y deja que se enfríe un poco.

Añadimos el azúcar moreno y mezclamos bien. La consistencia debe ser arenosa, pero no espesa, así que puedes añadir más cantidad de aceite si es necesario.

En cualquier caso, si obtienes una consistencia más espesa y te gusta así, recuerda que con el paso de los días el azúcar tenderá a disolverse, de manera que, aunque no funcione como exfoliante en sí, es de utilidad a la hora de proporcionar una humedad adicional a la piel.

Se conservará a la perfección en el interior de un recipiente de cristal que puedas cerrar herméticamente.

Respecto al lugar donde conservarlo, lo más adecuado es hacerlo en la nevera. Luego, en caso de que el aceite de coco se haya solidificado un poco, tan solo debes volver a introducir el envase en el microondas y calentarlo unos pocos segundos.

Lee además: Todo sobre el Guante exfoliante

Cómo usar nuestro exfoliante natural casero

Una vez elaborado, la aplicación del exfoliante casero no se diferencia mucho del resto. Por tanto, puedes optar por aplicarlo después de la ducha, o bien durante el baño.

En caso de que lo hagas después de la ducha, recuerda que para conseguir que los ingredientes exfoliantes naturales actúen como debe de ser, es conveniente que la piel se encuentre ligeramente humedecida, aplicando mediante suaves movimientos circulares por todo el cuerpo.