Corporal

Exfoliante enzimático: qué es y las mejores opciones

exfoliante-enzimatico

Existen diferentes métodos y técnicas a la hora de exfoliar nuestra piel. Una de ellas es la conocida como exfoliación enzimática, que consiste en la exfoliación con una serie de enzimas útiles para reducir drásticamente las células muertas acumuladas en la piel, todo ello durante un tratamiento facial profesional. Eso sí, debemos tener en cuenta un exfoliante enzimático puede ser una opción aconsejada para aquellas pieles que no soportan una exfoliación más intensa.

Y esto es debido principalmente a cómo actúa sobre la piel, de forma que puede ser mucho más suave, menos abrasivo y mucho menos irritante que otras opciones populares.

Exfoliante enzimático

¿Qué es un exfoliante enzimático?

Un exfoliante enzimático consiste en un tipo de exfoliante químico (como ocurre con los ácidos alfahidroxiácidos o los ácidos betahidroxiácidos), que actúan descomponiendo -literalmente- el “pegamento” que mantiene unidas las células muertas, envejecidas y opacas, a la superficie de la piel.

Es una opción tremendamente útil y recomendada para quienes, por ejemplo, no soportar la aplicación de un exfoliante químico más intenso como podría ser el caso de los ácidos alfahidroxiácidos (AHA), al actuar exfoliando a piel con mayor suavidad, eliminando con ello las células muertas de la piel y acelerando el proceso de exfoliación natural, pero sin causar irritaciones ni reacciones adversas.

Es más, el exfoliante enzimático es capaz de promover la acción proteolítica, lo que se traduce en que activa la digestión de las proteínas. De esta manera, el producto en cuestión, una vez aplicado sobre la piel, es capaz de eliminar suavemente, y de manera uniforme, las capas superiores del estrato córneo.

Todo ello gracias a que “digiere” las células muertas de la piel. Pero sus cualidades y beneficios no quedarían aquí, dado que también pueden aumentar y mejorar la vasodilatación, con lo que se consigue mejorar la circulación sanguínea y, con ello, el tono de la piel.

No te pierdas: Cómo hacer un exfoliante de café para el cuerpo

¿Quién podría necesitar un exfoliante enzimático?

Lo cierto es que prácticamente cualquier persona podría disfrutar y aprovecharse al máximo de los diferentes beneficios que proporciona el uso regular de un exfoliante enzimático. Aunque es verdad que existen determinados tipos de pieles en los que la exfoliación enzimática se caracteriza por ser todavía más útil y recomendada.

Es lo que ocurre, por ejemplo, para aquellas personas que tienen la piel muy sensible y delicada para las exfoliaciones superficiales, y que aún así continúan experimentando algunos problemas cutáneos comunes, como: obstrucción de los poros, piel apagada y opaca, brotes de acné y problemas asociados con la hiperpigmentación.

Descubre: Guante exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Las mejores opciones de exfoliantes enzimáticos

Exfoliante enzimático de Klapp

De manos de la marca Klapp nos encontramos con un auténtico exfoliante enzimático, el cual viene en un cómodo envase de 50 ml, adecuado para cualquier tipo de piel, lo que incluye también las pieles sensibles, que ayuda literalmente a despejar la piel, haciéndola más receptiva al resto de ingredientes activos que encontramos en los productos que conforman la rutina de cuidado de la piel.

En su formulación distinguimos algunos ingredientes útiles, como hidrolizado de levadura, extracto de áloe vera (para brindar cualidades hidratantes y calmantes), extracto de ortiga y lecitina, además de una serie de partícuas microfinas abrasivas.

Exfoliante enzimático Ziaja Sensitive – Ideal para pieles sensibles

Bastante más económico que la versión anterior, de manos de la marca Ziaja nos encontramos con Sensitive, un exfoliante enzimático especialmente concebido para su uso en pieles sensibles, el cual viene en un envase de 60 ml.

Es útil para exfoliar las células muertas de la piel de forma mucho más suave, consiguiendo con ello que el resto de ingredientes activos que encontramos en su composición puedan penetrar mucho mejor. Es más, es ideal para preparar la piel para el resto de tratamientos cosméticos, alisándola y suavizándola.

Por otro lado, entre los ingredientes que distinguimos en su formulación, podemos mencionar la presencia de enzima de papaína, factor de protección biológica procedente de la alga Laminaria ochroleuca, alantoína, glicerina y provitamina B5.

Conoce también: Exfoliante químico: qué es y las mejores opciones

Exfoliante enzimático de leche de cabra de Ziaja

De manos de la misma marca sobre cuyo producto te hemos hablado en el apartado anterior, nos encontramos con un peeling enzimático de leche de cabra, diseñado para s uso no solo sobre la piel del rostro, sino también del cuello. Y, efectivamente, ha sido también desarrollado por Ziaja.

Entre otros interesantes beneficios, es capaz de suavizar, hidratar y alisar la piel, restaurando su frescor natural y también su elasticidad.

Todo ello gracias a la presencia en su composición de proteínas de leche de cabra, un ingrediente natural, es cierto, muy poco común en este tipo de productos, así como emolientes naturales provenientes del aceite de oliva, de reconocida acción nutritiva e hidratante, además de vitamina E (con beneficios antioxidantes), la manteca de karité y el ácido hialurónico.

Exfoliante enzimático en forma de crema de Elemis – Con papaya

Tal y como te hemos indicado en un apartado anterior, la papaína (un compuesto procedente de la papaya), se convierte en uno de los exfoliantes enzimáticos naturales más interesantes que existe, debido a que ayuda a eliminar las células muertas de la piel sin ocasionar ningún tipo de irritación o reacción adversa.

Precisamente, en esta ocasión nos encontramos con un exfoliante enzimático en forma de crema desarrollado y fabricado por la marca Elemis, que no solo exfolia la piel, sino que la purifica intensamente, dejándola radiante, suave y revitalizada.

¿Y qué ingredientes encontramos en su formulación? Por ejemplo, además de papaína, contiene fucus, vitaminas E y B3 y algas Porphyriduym, que en combinación ayudan a hidratar y condicionar la piel.

Además, también contiene extracto de piña, otro ingrediente enzimático con interesantes cualidades exfoliantes, que actúa, eso sí, de forma suave y no abrasiva, para actuar sobre la piel mejorando su apariencia, y disminuyendo la acumulación de la gruesa capa de células muertas.

¿Qué hacer después de la aplicación de un exfoliante enzimático?

Tal y como te hemos explicado ya en diferentes ocasiones, en lo que a la rutina de cuidado de la piel se refiere, debemos tener en cuenta que únicamente no basta con aplicarnos el exfoliante, enjuagarnos la piel y listo.

Al contrario, es esencial continuar con el régimen de belleza que habitualmente tendemos a seguir cada día, lo que implica que, después de la exfoliación, es importantísimo continuar con la aplicación de, al menos, un sérum facial y nuestra crema hidratante habitual.

Debemos recordar en este sentido que, aún cuando muchos expertos indican que el uso de un sérum no es siempre obligatorio, sí nos acabará proporcionando interesantes beneficios para la salud de nuestra piel, debido a que son productos cuya formulación contiene una elevadísima concentración de determinados ingredientes activos, por lo que, al aplicarlo sobre la piel, esta se inundará de ingredientes hidratantes y nutritivos.

Por tanto, se convierten en la mejor opción, siempre después de la exfoliación (y, en definitiva, de forma regular en la rutina de cuidado de la piel).

Una buena opción la encontramos, por ejemplo, en un sérum facial antiage desarrollado por la marca española Nezeni Cosmetics. Se trata, en concreto, de un maravilloso sérum que ayuda a aportar elasticidad y firmeza a la piel del rostro, pudiendo también ser aplicado sobre la piel de la frente y del cuello.

Entre otros interesantes aspectos, actúa sobre las diferentes micro contracciones que ocurren habitualmente en las distintas zonas de expresión, lo que significa que ayuda a relajar y disminuir la extensión, profundidad y cantidad de las líneas finas de expresión y las arrugas que comúnmente tienden a formarse en estas áreas del rostro.

Destaca principalmente por ser una maravillosa concentración de ácido hialurónico en base de vitamina C, la cual ha sido incluida estable en forma de glucósido, lo que se traduce en que proporciona todos y cada uno de los beneficios que brinda esta vitamina. No solo brinda cualidades antioxidantes, también ayuda a humectar la piel en profundidad al retener el agua en la superficie de la piel, devuelve la capacidad de rehidratación y redensifica.

En cualquier caso, no olvides que un exfoliante enzimático es una opción adecuada si tu piel no ha resistido los efectos exfoliantes de cualquier otro producto o receta de exfoliación física, por lo que no te quedarás sin disfrutar de sus beneficios a la hora de eliminar las células muertas acumuladas en la piel.

No te vayas sin leer: Cepillo exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno