Facial

Los exfoliantes caseros más suaves para tu rostro

Los exfoliantes caseros más suaves para tu rostro

Si sigues una rutina de cuidado de la piel, pero aún no has incluido el paso de la exfoliación regular, debes saber que la piel de tu rostro te lo está pidiendo, debido a muchos de los beneficios que ofrece. No te pierdas esta guía sobre los exfoliantes caseros más suaves para tu rostro.

Un exfoliante consiste en un tratamiento que contiene gránulos y / o principios activos ideal para reducir al máximo las células muertas que se han acumulado en la piel, las impurezas presentes en la epidermis y destapar los poros.

No hay duda que esto ofrece unas ventajas añadidas muy interesantes. Para empezar, no debemos olvidarnos que, aunque nuestra piel tiende a renovar las células cutáneas cada cierto tiempo, distintos factores pueden hacer que esta renovación no sea tan completa.

Esto, al final, acaba originando una acumulación de células muertas, suciedad e impurezas que, a largo plazo, pueden originar la formación de parches resecos en la piel. De hecho, es muy común que estas áreas cambien de tonalidad y que, al tacto, se sientan ásperas.

De ahí que exfoliar la piel del rostro permite afinar su textura, apretar los poros, devolverle el resplandor y la luminosidad perdidas, estimular la renovación y, finalmente, favorecer la penetración de los activos que encontramos en el resto de productos que forman parte de la rutina.

Esto significa básicamente que los beneficios que nos ofrece una exfoliación regular de nuestro rostro, una o dos veces por semana, es suficiente para, incluso, aprovecharnos menor del resto de cualidades que nos proporcionarían el resto de productos que forman parte del régimen de belleza.

Sin embargo, es necesario diferenciar entre exfoliantes mecánicos y químicos. A diferencia de los mecánicos, los químicos no contienen partículas abrasivas que deban actuar o activarse mediante su aplicación con la ayuda de un masaje, sino que originan una reacción química natural.

De hecho, son enzimas específicas que ayudan a eliminar las células muertas cuando entran en contacto con la piel, acelerando la renovación celular y dando paso a células nuevas que permanecen justo debajo. De ahí que el químico actúe sin fricción ni intervención manual.

Pero, llegados a este punto, es normal que nos preguntemos qué tipo puede convenirnos más, ya que escoger una opción u otra dependerá casi sin dudarlo de nuestro tipo de piel.

No obstante, siempre puede ser muy buena idea tener en cuenta nuestra piel, qué necesidades tiene, y animarnos a elaborar nuestros propios exfoliantes caseros, utilizando para ello ingredientes activos cien por cien naturales.

Antes de proseguir, es necesario tener en cuenta lo más importante: un exfoliante casero nunca será tan eficaz como uno elaborado por un fabricante especializado. Por este motivo, y si te animas a elaborar el tuyo propio, puedes combinarlo con algún producto cuya formulación sea completa.

En mi caso, por ejemplo, además de elaborar cada semana mis propios exfoliantes, tiendo a combinarlos con el exfoliante facial de Nezeni Cosmetics. Así, si me lo aplico dos veces a la semana, uso la primera vez el exfoliante de Nezeni, y, en la siguiente ocasión, la opción hecha en casa.

No te pierdas: Exfoliantes faciales: mi Top 5

Exfoliante casero para piel sensible

Este exfoliante casero es ideal para piel sensible porque es muy rico en avena, que contiene a su vez una serie de activos calmantes, de manera que exfolia la piel suavemente. La harina de almendras permite conseguir una limpieza suave sin tensioactivos.

Mientras que el aceite de salvado de arroz, concentrado en fitoesteroles, proporciona calma y suavidad en la piel; al igual que la miel, que también es hidratante y calmante.

Ingredientes: 1 cucharada de café, 1 cucharadita de harina de almendras (o almendras en polvo), 1 cucharadita de aceite de salvado de arroz y 1 cucharadita de miel líquida.

Elaboración:

Comenzamos combinando todos los ingredientes en un cuenco o bol pequeño, hasta que se hayan integrado bien. Es aconsejable utilizar la preparación de forma inmediata. ¿Cómo? Sigue leyendo.

Cómo usarlo:

Basta con aplicar la preparación en el rostro, y llevar a cabo suaves masajes circulares con la ayuda de la yema de los dedos. Finalmente, retiramos con abundante agua limpia.

Exfoliantes suaves

Exfoliante casero para piel seca

Si tienes la piel seca, el polvo de almendras es una opción útil para conseguir una limpieza suave, y una exfoliación aún más suave si cabe. De hecho, es rica en vitamina E y el lípidos, por lo que también es tremendamente nutritiva.

Finalmente, podemos mencionar la presencia del aceite de almendras dulces, nutritivo, emoliente y protector de la sequedad.

Ingredientes: 1 cucharada de almendras en polvo y 1 cucharadita de aceite de almendras dulces.

Elaboración:

Combinamos todos los ingredientes en un bol, hasta que el aceite de almendras dulces se haya combinado y mezclado bien con las almendras en polvo. Usar la preparación de inmediato, siguiendo los pasos que te hemos indicado anteriormente.

Exfoliante facial casero para pieles mixtas

Si tienes la piel mixta, este exfoliante facial te interesará. Los posos de café ayudan a favorecer, de forma suave, la eliminación de las células muertas a la vez que mejoran el aspecto de la piel. Por último, el aceite de avellana equilibra la producción de sebo, al no ser comedogénico.

Ingredientes: 1 cucharada de aceite de avellanas, 1 cucharadita de posos de café y 1 gota de aceite esencial de lavanda.

Elaboración:

Comenzamos preparando la cafetera italiana como habitualmente hacemos, aunque también bastará la preparada horas antes, ya que no solo necesitamos los posos de café.

Una vez lo hemos hecho, obtenemos los posos de café y los mezclamos en un cuenco con el resto de ingredientes, según las cantidades indicadas.

Cómo usarlo:

Aplicamos esta preparación sobre el rostro. Ya que, a diferencia de los anteriores, posee una textura algo más abrasiva gracias a la consistencia del café molido, debemos masajear el rostro suavemente, con la ayuda de la yema de los dedos.

Dado que no es necesario dejarlo actuar, bastará con retirarlo con la ayuda de agua limpia y un poco de jabón suave.

Descubre: Cómo exfoliar la piel del rostro: todas las claves

Exfoliante casero facial para piel grasa

El gel de áloe vera es muy rico tanto en vitaminas como en minerales y oligoelementos, que hidrata y purifica la piel en profundidad, a la vez que actúa como antiinflamatorio. El azúcar glas ayuda a exfoliar suavemente, y el zumo de limón purifica y actúa como astringente, equilibrando la piel grasa.

Ingredientes: 1 cucharada de gel de áloe vera, ½ cucharadita de zumo de limón recién exprimido y 1 cucharadita de azúcar glas.

Elaboración:

Partimos el limón por la mitad y lo exprimimo. Seguidamente, lo mezclamos junto con el gel de áloe vera y el azúcar glas, combinándolo todo muy bien.

Cómo usarlo:

Aplicamos sobre el rostro limpio masajeando suavemente con la yema de los dedos. Dejamos actuar algunos minutos y, finalmente, enjuagamos con abundante agua limpia.

Exfoliante facial ideal para pieles con acné

La arcilla verde que utilizamos en esta receta tiene cualidades absorbentes y purificantes, por lo que limpia la piel en profundidad. Además, el hidrosol de tomillo es muy útil para limpiar y aclarar la piel.

Ingredientes: ½ cucharadita de arcilla verde, ½ cucharadita de posos de café, 1 cucharadita de hidrosol de tomillo.

Elaboración:

Una vez hemos elaborado la cafetera, retiramos los posos de café con la finalidad de aprovecharlos en nuestra receta. Seguidamente, combinamos todos los ingredientes en un cuenco, mezclándolo todo muy bien.

Cómo usarlo:

Es recomendable aplicarlo en las áreas afectadas con sumo cuidado (donde haya acné), mediante suaves masajes circulares con la ayuda de la yema de los dedos. Es conveniente ser muy delicado, para evitar irritaciones.

Dejamos actuar durante 5 a 10 minutos. Finalmente, acabamos retirando con agua limpia.

Exfoliante casero para pieles maduras

El aguacate es un ingrediente regenerador con muchos beneficios para combatir algunos de los signos del envejecimiento, a la vez que protege la piel de las agresiones externas y nutre, gracias a su contenido en lípidos.

El agua de rosas, con cualidades tonificantes, es de mucha utilidad para tonificar la piel y prevenir los efectos del antienvejecimiento. Y el azúcar glas ayuda a reducir los síntomas de la piel sensible.

Ingredientes: 2 cucharadas de aguacate maduro, ½ cucharadita de agua de rosas y 1 cucharadita de azúcar glas.

Elaboración:

Machacamos muy bien el aguacate y, seguidamente, lo combinamos en un cuenco pequeño con el agua de rosas y el azúcar glas.

Cómo usarlo:

Para usarlo, basta con aplicar esta preparación sobre el rostro limpio realizando suaves masajes circulares con la ayuda de la yema de los dedos. Dejamos actuar 10 minutos y, finalmente, enjuagamos con agua limpia.

Si después de descubrir los exfoliantes caseros más suaves para tu rostro, te animas a hacer y usar alguno, no olvides seguir con tu rutina después, ya que tu piel se beneficiará aún más de ello.