Facial

Cómo hacer una gua micelar casera

Si sigues una rutina de cuidado de la piel, cuyo primer paso consiste en la limpieza de la piel del rostro, es muy probable que ya sepas qué es y en qué consiste el agua micelar. Y es que se convierte en un elemento indispensable como limpiador en la mayoría de regímenes de belleza, ya que posee la ventaja añadida de que podría, incluso, ser utilizado como tónico. Aunque es cierto que podemos encontrarnos en las tiendas con una amplia variedad de opciones, ¿sabías que también puedes hacer uno? Te explicamos cómo hacer agua micelar casera, de forma simple, rápida y sencilla.

Si es la primera vez que escuchas el nombre de agua micelar, es bastante probable que, a ciencia cierta, no sepas exactamente sobre lo que te estamos hablando. Básicamente podríamos definir al agua micelar como un limpiador facial útil para eliminar las impurezas de la piel y retirar el exceso de aceite (sebo), de forma simple y rápida.

Cómo hacer una gua micelar casera

De hecho, uno de los aspectos más interesantes del agua micelar es que no solo deja la piel tan suave como bella, e incluso tonificada, sino que para retirarla no es necesario realizar ningún tipo de enjuague o aclarado, lo que proporciona excelentes beneficios, especialmente cuando tenemos mucha prisa y precisamos limpiarnos la piel, por ejemplo, después de la práctica deportiva.

Respecto a su composición, el agua micelar contiene una serie de micelas de pequeñísimo tamaño, que consisten en partículas a base de aceite tan pequeñas que no tienden a ser visibles. No obstante, es aquí donde nos encontramos con todo el poder del producto en cuestión.

¿Sabes exactamente por qué? Esto es debido a que las micelas son capaces de actuar como una especie de imán, de manera que -literalmente- atraen las impurezas y la suciedad presente en la capa más superficial de la piel, con la finalidad de retirarlas y eliminarlas.

Por otro lado, también se caracteriza por ser una opción bastante completa, de manera que puede ser tremendamente útil a la hora de elimina runa amplia diversidad de productos cosméticos y de maquillaje, lo que incluye no solo la base en sí misma, sino incluso el maquillaje de los ojos y el rímel. Incluso podría ser útil para el maquillaje waterproof, siempre y cuando se especifique esta cualidad en el etiquetado del producto en cuestión.

Pero no es la única ventaja que encontramos. Y es que al  no necesitar ningún tipo de enjuague o aclarado, y venir incluso en envases de pequeño tamaño (lo que facilita enormemente su transporte), es posible llevarlo con nosotros para eliminar el exceso de grasa y el sudor siempre que sea necesario.

No te pierdas: Qué es y para qué sirve el agua micelar

¿Sabes exactamente qué son las micelas?

No obstante, antes de explicarte de qué manera podemos aprender a preparar nuestra propia agua micelar en casa, es imprescindible descubrir un poco más acerca de las micelas.

Podríamos definirlas básicamente como pequeñas formaciones de tensioactivos, que se combinan entre sí y quedan suspendidas en el agua (siempre que el producto en cuestión haya sido elaborado en base de agua), o a los distintos ingredientes acuosos que encontramos en el limpiador.

Cuando las micelas son usadas en una concentración más bien baja de tensioactivos, las micelas adquieren una forma de esfera. Mientras que, los tensioactivos, consisten en compuestos capaces de reducir la tensión superficial existente entre líquidos, pudiendo actuar como emulsionantes o detergentes.

Descubre: Cómo usar el agua micelar: 6 formas diferentes

Entendiendo los ingredientes de nuestra agua micelar casera

Una de las principales ventajas de la receta que te proponemos a continuación es que es perfectamente posible sustituir y modificar los ingredientes a nuestro gusto, usando para ello únicamente algunos de los que más nos interesen.

Eso sí, es evidente que, para poder sustituirlos, es necesario comprender mejor para qué sirven. Toma nota:

  • Decil glucósido. Consiste en un tensioactivo, el cual funciona como un ingrediente limpiador activo en esta receta.
  • Jugo de áloe vera. Se convierte en una sustancia de reconocida acción suavizante, calmante, antiinflamatoria y cicatrizante, útil para estimular el crecimiento de nuevas células.
  • Agua de rosas. Proporciona cualidades antiinflamatorias, siendo bastante interesante para pieles sensibles e irritadas. Además, destaca por su delicado aroma.
  • Glicerina. Se trata de un ingrediente con beneficios humectantes, de manera que es capaz de ayudar a extraer la humedad naturalmente presente en el ambiente, atrayéndola a la piel con la finalidad de hidratarla.
  • Extracto de pepino. Es un ingrediente natural refrescante, astringente, hidratante y calmante.
  • Agua destilada. Se trata de un ingrediente básico, pero que podríamos sustituir fácilmente por agua hervida. La clave está en proteger nuestra preparación contra la presencia de microbios no deseados.
  • Aceite de jojoba. Consiste en un humectante soluble en aceite, útil para hidratar y rehidratar la piel activamente. Eso sí, es imprescindible añadir únicamente unas pocas gotas, para evitar el exceso de aceite en esta combinación (algo que, como es de imaginar, no nos interesa mucho).

Lee: Cómo hacer un agua micelar casera

Cómo hacer agua micelar en casa: receta básica

El proceso a seguir es bastante sencillo y simple. Tan solo debes prestar atención a los ingredientes necesarios, y a los pasos a seguir. Toma nota:

Ingredientes:

  • 60 g de agua destilada
  • 15 g de jugo de áloe vera
  • 15 g de agua de rosas
  • 3 g de extracto de pepino
  • 1 g de conservante
  • 4 g de glicerina
  • 4 g de decilglucósido
  • Opcional: una o dos gotitas de aceite de jojoba

Elaboración: 

En caso de que no dispongas de agua destilada no olvides que puedes aprender a preparar la tuya simplemente hirviendo el agua en una cacerola al fuego. Para ello, tan solo debes añadir 65 gramos de agua destilada a una cacerola, ponerla al fuego y dejar que hierva durante algunos minutos. Pasado este tiempo, retira del fuego y deja enfriar.

En el interior de un cuenco perfectamente limpio combinamos el agua destilada, el agua de rosas, la glicerina, el extracto de pepino y el jugo de áloe. Y batimos para mezclar estos ingredientes.

Eso sí, mientras batimos, debemos añadir lentamente el decilglucósido, haciendo hasta que se haya incorporado perfectamente con el resto de los ingredientes. Eso sí, debes batir con calma, y con bastante paciencia, dado que en caso de hacerlo muy rápido el resultado es que acabará por formarse una incómoda espuma.

Procedemos ahora a añadir el conservante que hayamos escogido, y volvemos a mezclar nuevamente con el resto de los ingredientes.

Aunque es normal que se haya formado espuma, justo en el momento en el que esta se haya asentado debemos verter nuestra agua micelar casera en el interior de una botella de vidrio limpia.

Conoce también: ¿Agua micelar antes o después del jabón?

Cómo hacer un agua micelar de hamamelis

Ingredientes: 

  • 1 taza de agua destilada
  • 2 cucharaditas de glicerina vegetal
  • 2 cucharaditas de aceite de jojoba
  • 1 cucharadita de aceite de almendras dulces
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 1 cucharada de hamamelis

Elaboración: 

El proceso de elaboración de esta receta de agua micelar de hamamelis se caracteriza básicamente por ser incluso más sencilla que la que te proponíamos anteriormente.

No en vano, basta únicamente con combinar todos los ingredientes, mezclándolos entre sí hasta que se queden perfectamente combinados y mezclados.

Y, para finalizar, lo guardamos en un recipiente de vidrio que podamos cerrar herméticamente.

Te interesará: Agua Micelar Bioderma, mi opinión

¿Cómo usar nuestra agua micelar casera?

Lo cierto es que el uso del agua micelar casera no tiene por qué ser diferente a cualquier agua micelar que podamos comprar en nuestra tienda de belleza favorita, o incluso en el propio supermercado.

De hecho, pasa usarla basta con humedecer una almohadilla o bolita de algodón, y pasarlo suavemente con la piel, sin frotar demasiado para evitar irritar la piel (no por la acción en sí del agua micelar, que como de buen seguro sabrás se caracteriza por ser bastante suave y respetuosa con la piel, sino por la acción de la almohadilla en sí).

Lee a su vez: Agua micelar Deliplus de Mercadona, opinión

Una vez hecho esto, debemos repetir el proceso con un área limpia de la bolita o almohadilla de algodón. Así hasta que no veamos en el algodón o almohadilla ningún tipo de resto de maquillaje, impureza o suciedad.

Por otro lado, recuerda que no es necesario aclararse o enjuagarse la piel después de la aplicación de nuestra agua micelar casera. No obstante, en caso de que te resulte incómoda la sensación que deja, una vez aplicada y retirada, puedes optar perfectamente por enjuagarte o aclararte la piel del rostro.

Eso sí, no olvides algo esencial: el agua micelar debe usarse siempre como primer paso de la rutina de cuidado de la piel, lo que significa básicamente que debemos aplicarlo durante el proceso de limpieza de la misma, antes de añadir cualquier otro producto.

Esto ayudará positivamente a la hora de limpiar la piel, retirando el exceso de impurezas y de aceite que se ha ido acumulando en ella con el paso de los días, con lo que conseguiremos prepararla para recibir mejor el resto de productos que conforman nuestro régimen de belleza.

Y tú, ¿te has sorprendido al descubrir cómo hacer un agua micelar casera, utilizando ingredientes sencillos, de forma fácil y rápida? Como hemos visto, el proceso es tan simple que posiblemente no sea la primera vez que la vayas a elaborar.

No te vayas sin haber leído: Agua micelar Nezeni Cosmetics: mi experiencia