Facial

Cómo lavarse la cara

Sobre los diferentes beneficios que nos proporciona seguir una determinada rutina de cuidado de la piel ya te hemos hablado en diferentes momentos. Aunque es cierto que, en resumidas cuentas, se trata de una oportunidad única a la hora de disfrutar de una piel muchísimo más cuidada, hidratada, nutrida y saludable. La limpieza de la piel se convierte, de hecho, en uno de los primeros pasos a seguir. Y, precisamente, lavarse la piel del rostro es uno de ellos. Pero es necesario saber hacerlo correctamente. Para ayudarte, te explicamos cómo lavarse la cara adecuadamente, y de manera correcta.

Tanto si sigues una rutina de cuidado de la piel, como si no, es cierto que limpiarse la cara es uno de los pasos básicos que llevamos a cabo cada día. Es fundamental a la hora de disfrutar de una piel mucho más clara y saludable, sin impurezas, suciedad, contaminación ambiental y exceso de aceite.

Cómo lavarse la cara

Pero para que nos proporcione los diferentes beneficios que nos podría llegar a brindar, es de vital importancia saber cómo hacerlo, lo que significa, a su vez, hacerlo de manera correcta.

Esto se traduce, por ejemplo, en que es imprescindible usar el agua a la temperatura más adecuada, de forma que es de vital importancia evitar el agua demasiado caliente o demasiado fría.

En cualquier caso, aún cuando es cierto que se trata de un paso básico, simple y sencilo, es posible que en algún que otro momento te hayas preguntado cómo lavarse la cara correctamente.

Aunque podemos pensar que simplemente debemos salpicarnos el rostro con agua, frotar un poco de limpiador y enjuagar la piel en caso de ser necesario (con el agua micelar, por ejemplo, no es necesario ningún tipo de aclarado), esto no vale para todos los tipos de piel.

De hecho, hacerlo así únicamente sería adecuado para quienes tienen la piel normal, ya que se caracteriza por ser un tipo de piel que, en la mayoría de las ocasiones, no necesita mucho cuidado (aunque evidentemente esto no significa que no deba cuidarse, limpiarse o hidratarse adecuadamente).

No te pierdas: Mejores limpiadores faciales para hombre

La importancia de lavarse la cara todas las noches (y también por la mañana)

Cuando se trata de cuidar la piel, no hay duda que lavarse la cara por la noche se convierte en un paso esencial, sobre todo si seguimos una rutina de cuidado de la piel. Lo que incluye, a su vez, el uso posteriormente de un limpiador adecuado para nuestro tipo de piel.

Y este paso es esencial, incluso, aún cuando no hayas utilizado ningún tipo de maquillaje o cosmético a lo largo del día. ¿Sabes por qué? Esto es debido a que, diariamente, los aceites naturales, el sudor, las impurezas y la suciedad tienden a acumularse en la piel.

Además, si hemos salido a la calle, es tremendamente probable que también hayamos estado expuestos al medio ambiente, de manera que también es común que se acumulen en la capa exterior de nuestra piel (epidermis) tanto la suciedad como la propia contaminación ambiental en sí.

¿Sabías que no retirar cada día todas estas impurezas, al acabar el día, podrían acabar ocasionando una incómoda y molesta irritación, inflamación y, a la larga, dolorosos brotes de acné?

Por otro lado, tampoco podríamos olvidarnos de lavarnos la cara por la mañana, aún cuando ya lo hayamos hecho por la noche. Esto es aún más importante cuando sigues una rutina de cuidado de la piel y, por ejemplo, te has aplicado algún sérum o humectante antes de irte a la cama.

Es más, si sigues una rutina de cuidado de la piel matutina lavarse la cara por la mañana es otro paso imprescindible, dado que prepararás la piel para recibir mejor los productos para el día.

No obstante, es fundamental utilizar los productos específicos para el cuidado de la piel, más adecuados para usar por la mañana y posteriormente por la noche, no siendo tan aconsejable -sobre todo en algunos casos- utilizar siempre los mismos.

Conoce: Doble limpieza facial

Utiliza siempre la temperatura del agua adecuada

Aunque es cierto que el agua caliente o muy caliente puede ser enormemente agradable en la ducha, o a la hora de disfrutar de un baño relajante, lo cierto es que puede acabar siendo negativo para la piel, ya que podría resecarla e irritarla.

Es más, las temperaturas extremas pueden ocasionar la rotura de los tejidos más delicados,  y la dilatación de los vasos sanguíneos, a la vez que podría despojar a la piel de la barrera lipídica tan imprescindible a la hora de mantener la integridad y protección de la piel.

¿Lo mejor? Optar siempre por agua tibia, que se caracteriza sobre todo por ser mucho más respetuosa con la piel.

Evita lavarte la cara de forma excesiva

Aunque en un primer momento puedes llegar a pensar que es conveniente -y adecuado- lavarte la cara cada cierto tiempo, lo que supone hacerlo varias veces a lo largo de un mismo día, esto puede acabar siendo enormemente contraproducente.

No en vano, solo deberíamos lavarnos la cara únicamente con la frecuencia necesaria. ¿Lo ideal? Lavarnos la piel del rostro dos veces al día, lo que significa básicamente hacerlo una vez por la mañana y una vez por la noche.

Hacerlo más veces podría dar como resultado la aparición de una piel muy sensible y delicada, o incluso demasiado seca o reseca, lo que podría incluso aumentar el riesgo de irritación.

Aprende también: Cómo hacer un limpiador facial casero

Usando un limpiador más adecuado según nuestro tipo de piel

Aunque es evidente que puedes comenzar el proceso lavándote la cara con agua tibia, siempre es adecuado optar por un buen limpiador facial, puesto que es un producto indispensable a la hora de conseguir eliminar de manera más eficaz las impurezas y el exceso de sebo presentes en la piel.

Eso tí, es necesario utilizar un limpiador facial adecuado según nuestro tipo de piel. Por ejemplo, en caso de que tengas la piel grasa o mixta, una opción excelente es la de usar un limpiador espumoso o con consistencia de gel.

Sin embargo, cuando tenemos la piel demasiado seca, delicada o sensible, podemos optar por un limpiador cremoso o con una formulación más bien suave, que proporcione incluso cierta hidratación.

No te enjabones ni frotes de forma intensa

Aún cuando nos lavemos la cara de forma delicada, no es ni mucho menos conveniente aplicarnos demasiada fuerza, o frotar de forma excesiva, ya que podríamos correr el riesgo de causar un daño en la piel, irritándola e inflamándola sin necesidad.

Por ejemplo, si optamos por utilizar algún gel jabonoso que haga espuma (un gel limpiador, para ser precisos), es conveniente aplicarlo sobre la piel durante un máximo de 30 segundos, hasta que el producto haya generado espuma en la cara.

Nuevamente, también debes prestar atención a los ingredientes del producto limpiador, del gel espumoso o del jabón que vayas a usar, con la intención de evitar aquellos que podrían generar irritación y / o enrojecimiento, sobre todo cuando son demasiados agresivos.

Lee también: Mejores limpiadores faciales

Sécate siempre con toallas limpias

Una vez te hayas lavado la cara siguiendo la mayoría de los consejos que te proponemos a lo largo de los apartados anteriores, llegamos al punto importante de secarnos la piel, un elemento imprescindible de nuestro día a día, pero sobre el que originalmente suelen detenerse pocas personas.

Es importantísimo usar siempre toallas limpias y secas, que además se caractericen por ser suaves con la piel. Además, también es conveniente aplicarla sobre la piel de forma lo más suave posible, sin presionar ni frotar demasiado, lo que ayudará a evitar molestias innecesarias.

Por otro lado, es de vital importancia evitar aquellas toallas que tendemos a usar comúnmente cada día, una práctica tremendamente común cuando utilizamos una misma toalla varias veces a lo largo de un mismo día, o a lo largo de toda la semana.

Es más, esto puede acabar siendo enormemente peligroso, ya que reutilizar una misma toalla, una y otra vez, podría propagar una serie de bacterias por la cara, pudiendo contribuir negativamente a la formación y al desarrollo de brotes de acné.

Cómo lavarte la cara correctamente y paso a paso

Una vez te hemos descubierto algunos de los consejos esenciales a seguir, es conveniente prestar atención a cómo lavarse la cara correctamente, paso a paso. Toma nota:

  1. Comenzaremos lavándonos la cara con la ayuda de agua tibia y, a ser posible, con la aplicación de un limpiador. El agua tibia es esencial porque nos ayuda positivamente a la hora de eliminar la suciedad y las impurezas, y no secará la piel.
  2. Para ello, nos aplicamos el agua tibia a lo largo de la piel del rostro, con cuidado y con suavidad.
  3. Si utilizas un limpiador recuerda aplicarlo con suavidad sobre la piel del rostro, masajeando mediante suaves movimientos circulares, sin presionar.
  4. Eso sí, en caso de que hayas utilizado maquillaje o algún cosmético no olvides utilizar un desmaquillador primero, y un limpiador después. En estos casos, no es necesario limpiarte la piel del rostro después con agua tibia.

Para terminar, después de saber cómo lavarse la cara, no olvides seguir con la aplicación del tónico facial, el sérum y un humectante.

Conoce también: Limpiador facial Mercadona