Facial

Cómo hacer un limpiador facial casero

Como ya te hemos mencionado en diferentes momentos, el uso de un limpiador facial se convierte en un paso imprescindible cuando mantenemos una rutina de cuidado de la piel, dado que destaca por ser una opción imprescindible a la hora de asegurarnos de que la piel se encuentra perfectamente limpia, libre de impurezas, suciedad y aceite, y sobre todo, preparada para recibir el resto de productos que conforman nuestro régimen de belleza. Aunque es cierto que podemos encontrar en las tiendas muchos limpiadores faciales, ¿sabías que también puedes aprender a preparar el tuyo? Te explicamos cómo hacer un limpiador facial casero, de forma rápida, fácil y sencilla.

Cómo hacer un limpiador facial casero

¿Qué es un limpiador facial y para qué sirve?

Como su propio nombre indica, un limpiador facial consiste en un producto, a base de agua o aceite, que ayuda a eliminar de la piel las impurezas, la suciedad, la contaminación ambiental y el exceso de aceite, los cuales se han ido acumulando en la epidermis con el paso de los días.

Para ello, ha sido elaborado con una serie de ingredientes surfactantes y limpiadores que actúan sobre la piel con la finalidad de disolver las impurezas y la suciedad, y arrastrar con los restos para destapar los poros y limpiar la piel.

De hecho, es importante usar un limpiador facial para conseguir preparar la piel para recibir mejor el resto de productos que forman parte de la rutina, por lo que nos encontramos ante un paso no solo esencial, sino básico. Además, es fundamental utilizar un limpiador adecuado a nuestra piel, y utilizarlo de manera correcta.

Debemos tener en cuenta que nuestra piel se ve sometida a una amplia variedad de agresores externos, como las impurezas y las partículas relativas a la contaminación ambiental, a lo que debemos incluir la existencia del maquillaje y el sudor.

Por tanto, llevar a cabo una limpieza diaria de la piel es la mejor forma de eliminar cualquier rastro de suciedad, impurezas, exceso de grasa, contaminación y células muertas acumuladas en la epidermis.

Sus beneficios son más que evidentes, y es que ayuda a mantener una piel más saludable, clara e iluminada. Y no arruinaremos el resto de pasos que forman parte de nuestra rutina, por lo que no desperdiciaremos unos productos tan valiosos.

De ahí que la limpieza juegue un papel importantísimo en el régimen de belleza que podemos seguir cada día, siendo aconsejable utilizar productos limpiadores suaves, al ser la mejor forma de evitar que, junto con la limpieza, se eliminen aceites naturalmente presentes en la piel, así como su propia humedad natural, reduciendo el riesgo de sequedad e irritación.

Por suerte, la elaboración en casa de un limpiador facial casero se convierte en la mejor opción, al ofrecernos una serie de ventajas añadidas, como por ejemplo escoger siempre la receta que más nos interese en función de nuestro tipo de piel, y de las necesidades que esta pueda tener en todo momento.

No te pierdas: Mejores limpiadores faciales para hombre

Receta para hacer un limpiador facial casero básico

Son muchos los ingredientes que podemos utilizar a la hora de elaborar nuestro limpiador facial casero. Aunque, en esta ocasión, hemos escogido uno que se caracteriza precisamente por contener no solo ingredientes naturales, sino por ser tremendamente fácil y sencillo de elaborar.

Ingredientes:

  • ¼ taza de té de manzanilla
  • ¼ taza de jabón líquido de Castilla
  • ¾ cucharadita de aceite de almendras dulces (puedes sustituir por aceite de aguacate o por aceite de oliva)
  • 8 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 3 gotas de aceite de vitamina E

Elaboración:

Comenzaremos elaborando la infusión de manzanilla. Para ello, debes poner agua en una cacerola al fuego, y cuando empiece a hervir, añade las flores secas de manzanilla, dejando hervir durante 10 minutos. Pasado este tiempo, apaga el fuego y cuela, hasta que se enfríe por completo.

Una vez se haya enfriado, combina todos los ingredientes en un frasco de vidrio pequeño, o en una botella con atomizador, incluyendo la taza de té de manzanilla previamente colada. Cierra y mezcla bien todos los ingredientes.

Conoce: Doble limpieza facial

Receta de limpiador facial casero rápido de aceite de coco

En caso de que tengas prisa, y no dispongas de un limpiador facial, pero sí aceite de coco, y tu piel no es grasa, lo cierto es que puedes preparar un limpiador facial casero tan rápido como simple, utilizando para ello este maravilloso ingrediente natural.

De hecho, en su composición nos encontramos con una combinación de grasas naturales, como el ácido láurico, con cualidades antimicrobianas e hidratantes, y el ácido linoleico, útil para combatir el acné, a la vez que actúa como un humectante eficaz excelente para la dermatitis atópica.

Para hacerlo, tan solo debes calentar ligeramente el aceite de coco al microondas, para dejarlo líquido, o bien ponerte un poco en la yema de los dedos, con la finalidad de calentarlo ligeramente, y aplicarlo sobre la piel del rostro, masajeándolo con suavidad durante 30 segundos.

Luego, aplícate sobre la piel del rostro una toalla húmeda, limpia y tibia, con la que conseguirás abrir los poros. Finalmente, espera dejando actuar entre 15 a 30 segundos, y para terminar retírate el aceite de coco dándote ligeras palmaditas con la ayuda del paño.

Eso sí, recuerda que si tu piel es grasa, o presenta cierta tendencia al acné, no es recomendable utilizar el aceite de coco. En estos casos, por ejemplo, lo más recomendable es sustituirlo por aceite de jojoba.

Aprende también: Mejores limpiadores faciales

Receta de limpiador facial casero de aceite

Lo cierto es que un limpiador facial casero a base de aceite puede ser utilizado incluso para la piel grasa o con tendencia al acné, pero para ello, es necesario optar por ciertas combinaciones de aceite, útiles para eliminar el maquillaje, el sebo y la suciedad que comúnmente obstruyan los poros. Eso sí, también es ideal para pieles secas.

Ingredientes:

  • 30 gramos de aceite de almendras dulces
  • 6 gotas de aceite esencial de lavanda

Elaboración:

El proceso de elaboración de este limpiador facial casero a base de aceite es todavía más sencillo y simple. Tan solo debes añadir los ingredientes en las cantidades indicadas en una botella de vidrio oscuro, cerrar con la tapa y agitar bien hasta que ambos ingredientes se combinen y se mezclen adecuadamente.

Receta de limpiador facial casero ideal para pieles grasas

Un limpiador facial casero a base de miel puede llegar a convertirse en una opción limpiadora excelente para pieles grasas y mixtas, gracias sobre todo a las cualidades limpiadoras y ligeramente exfoliantes que nos proporciona la miel.

Ingredientes:

  • ¼ taza de miel
  • ¼ taza de agua de rosas (o agua de coco)
  • 2 cucharadas de jabón líquido de Castilla
  • 1 cucharadita de aceite de aguacate (puedes sustituir por aceite de jojoba)
  • 12 gotas de aceite esencial de lavanda

Elaboración:

En un recipiente, añadimos el agua de rosas (o el agua de coco), el jabón líquido de Castilla, la miel y el aceite de aguacate (o el aceite de jojoba), revolviendo suavemente con la finalidad de combinar estos ingredientes.

Finalmente, añade el aceite esencial de lavanda, volviendo a mezclar de nuevo para integrarlo. Para terminar, vierte la mezcla en una botella de vidrio oscuro con dosificador, introduciendo la mezcla en su interior, y vuelve a agitarlo de nuevo.

Lee también: Cómo lavarse la cara

Receta de limpiador facial casero de miel y limón

Combinados entre sí, la miel y el limón pueden convertirse en dos ingredientes activos poderosos cuando los aplicamos sobre la piel, puesto que actúan como humectantes y antisépticos naturales, ideales para suavizar y limpiar la piel de forma totalmente natural.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de miel
  • El jugo de medio limón

Elaboración:

El proceso a elaborar es sumamente sencillo y simple. Solo debes partir el limón por la mitad, y exprimir una de esas mitades para obtener su jugo. Luego, en un cuenco pequeño, mezclamos tanto la miel como el jugo de medio limón recién exprimido.

Cómo usarlo:

Para limpiarte la piel con este limpiador facial tan característico, puedes aplicarte el limpiados cubriéndote el rostro y el cuello, evitando eso sí el área delicada próxima a los ojos. Y deja actuar durante 20 minutos.

Pasado este tiempo, retírate el limpiador con la ayuda de agua tibia, siguiendo con un poco de agua fría.

Cómo usar nuestro limpiador facial casero

Aunque los pasos a seguir dependerán de la consistencia y de la propia textura que tenga el limpiador facial que hayas elaborado en casa, si se trata de un limpiador con consistencia en aceite o en agua, el proceso a seguir no es tan diferente como el que deberíamos seguir con el resto de limpiadores que podríamos encontrar en las tiendas.

De hecho, si se trata de un limpiador facial acuoso, solo debes empapar un disco de algodón, y aplicarlo sobre la piel del rostro con suavidad, dejando actuar durante algunos minutos, hasta que la suciedad y las impurezas queden atrapadas en el algodón.

Por otro lado, si se trata de un limpiador facial aceitoso, lo mejor es aplicarlo con la ayuda de la yema de los dedos, aplicándolo mediante un suave masaje, para finalmente retirarlo con un poco de agua tibia.

Ahora que ya sabes cómo hacer un limpiador facial casero, ¿tienes alguna receta de belleza que desees también compartir con nosotros?

Conoce también: Limpiador facial Mercadona