Facial

Aloe vera para el acné

El acné, médicamente conocido bajo el nombre de acné vulgar o acné común, consiste en una enfermedad que afecta principalmente a los folículos pilosos de la cara, la espalda y el pecho, afectando sobre todo a alrededor de todos los adolescentes durante la pubertad. Aunque existen distintos tratamientos médicos útiles para calmar sus síntomas y los brotes, analizamos en esta ocasión si el áloe vera para el acné se convierte en una opción natural recomendada.

Si en alguna ocasión te has quemado la piel tras la exposición al sol es muy posible que te aplicaras posteriormente algún aftersun, como opción natural útil a la hora de reducir sus síntomas, calmarla y refrescarla.

Aloe vera para el acné

Si es así, es bastante probable que la composición de la crema contuviera áloe vera, un ingrediente natural de reconocida acción antiinflamatoria, que de hecho se convierte en una opción tremendamente útil en este sentido.

Por ejemplo, es común que el áloe vera sea comúnmente usado para tratar y calmar quemaduras tanto leves como las propiamente solares. Y no solo para eso: también son ideales para curar cortes leves y acelerar la curación de pequeñas heridas.

Mientras que, por sus cualidades emolientes, hidratantes y humectantes es otra opción excelente como un ingrediente más en muchas cremas faciales hidratantes, gracias a su elevado contenido en aminoácidos, vitaminas, minerales y antioxidantes.

De hecho, ¿sabías que el áloe vera destaca principalmente por su aporte en vitamina C y vitamina E? Como de buen seguro sabrás, la vitamina C es una opción útil para estimular la producción de nuevo colágeno, mientras que la vitamina E es muy interesante por sus beneficios antioxidantes.

Pero, ¿sabías que algún que otro estudio ha encontrado que el áloe vera podría ser de cierta utilidad a la hora de tratar y reducir el acné?

No te pierdas: Propiedades del aloe vera

Beneficios antiinflamatorios del áloe vera

Gracias a sus diferentes cualidades antiinflamatorias, el áloe vera es comúnmente utilizado para el tratamiento de una amplísima diversidad de tratamientos cutáneos. Por ejemplo, es de utilidad a la hora de aliviar las irritaciones cutáneas, de ahí que sea de utilidad a la hora de tratar el acné.

Pero esta cualidad no es solo útil a la hora de calmar y aliviar la inflamación habitualmente asociada a los brotes de acné. También es interesante cuando el tratamiento antiacné deja la piel irritada y seca.

En estos casos, el gel de áloe vera se convierte en una opción maravillosa, gracias sobre todo a sus cualidades humectantes e hidratantes, útiles para proporcionar a la piel la calma, el frescor y la hidratación que la piel necesita en estos momentos.

Pero sus beneficios no quedan aquí, ya que también es de utilidad a la hora de refrescar la piel, gracias a la presencia en su composición de un elevadísimo contenido en polisacáridos.

Descubre: 5 Mejores cremas con aloe vera

Beneficios antibacterianos

¿Sabías que el áloe vera también es considerado como un remedio herbal natural con cualidades antiacterianas? Como de buen seguro sabrás, los casos de acné aumentan considerablemente cuando la bacteria causante de este problema se encuentra en grandes cantidades en la piel, factor que se une a la existencia de unos poros obstruidos por suciedad y exceso de grasa.

De ahí que sea fundamental intentar, al menos, mantener una rutina de cuidado de la piel regular que sea de utilidad a la hora de retirar esa capa gruesa de células muertas, suciedad, impurezas y exceso de aceite que se acumulan en la epidermis (la capa más superficial de la piel).

Por suerte, el gel de áloe vera también actúa como un antibacteriano natural, muy útil como preventivo ante brotes de acné.

Lee también: Cómo hacer una crema de aloe vera

Ayuda a reparar la piel

Se ha encontrado que el áloe vera puede ser particularmente interesante a la hora de disminuir la lesión residual que aparece en la piel como consecuencia del acné, en especial las cicatrices causadas por los granos, cuando se produce una rotura en la piel.

De hecho, aún cuando el grano no se reviente, ni se aprieten las espinillas, es posible que puedan acabar observándose ciertas cicatrices cuando el poro obstruido, debajo del brote en sí de acné, se expande tanto que la pared del folículo termina por romperse.

Por suerte, el gel de áloe vera puede ser de bastante ayuda para curar este tipo de cicatrices, especialmente cuando se aplica de manera regular durante algún tiempo, gracias sobre todo a sus cualidades antiinflamatorias y antioxidantes naturales.

No en vano, gracias a su elevado contenido en vitamina C y en otros compuestos antioxidantes, el áloe vera puede ser de utilidad a la hora de aumentar los factores de crecimiento de los fibroblastos, que son las células que producen el valiosísimo colágeno.

Por tanto, el áloe vera es útil para aumentar la producción natural de colágeno, lo que puede ser de mucha ayuda para mejorar tanto las heridas de la piel como las cicatrices, al aumentar la producción de fibras de colágeno, no solo de forma mejorada, sino también aumentada.

Por este motivo, el gel también se convierte en una opción natural única para tratar las quemaduras -solares o no- y diferentes lesiones cutáneas.

Conoce: Aloe Vera para la cara

Puede ayudar con los problemas de hiperpigmentación causados por el acné

Aunque es cierto que el áloe vera no puede eliminar el cien por cien de las cicatrices causadas por las lesiones del acné, ya que se deben principalmente a la pérdida de tejido cutáneo, sí puede ser de utilidad para disminuir la conocida como hiperpigmentación postinflamatoria.

La hiperpigmentación postinflamatoria consiste en una serie de marcas de color oscuro causadas por el acné, y tienden a permanecer en la piel incluso después de que el acné o los propios granos se hayan sanado (es decir, haya desaparecido por completo).

Esta cualidad se debe a su alto contenido en aloína, la responsable de sus cualidades laxantes cuando es consumido internamente, y que actuaría a su vez como un agente o compuesto despigmentante, de manera que es de tremenda utilidad a la hora de aclarar las zonas oscurecidas de la piel.

Por otro lado, no debemos olvidarnos en esta ocasión de una propiedad sobre la que de hecho ya te hemos hablado en un apartado anterior. Y es que ayuda a reducir la inflamación, de manera que aplicado de forma preventiva, puede ser de muchísima utilidad para disminuir el riesgo de hiperpigmentación postinflamatoria.

Cómo usar el áloe vera para tratar el acné

A la hora de aplicar y usar el áloe vera para el tratamiento o prevención del acné, es necesario tener en cuenta que este remedio herbal se encuentra disponible en una amplia variedad de formas.

Una de las más sencillas es su aplicación tópica, ya sea en forma de gel refrescante o en forma de crema facial hidratante. Si te gusta más esta última opción, te recomendamos encarecidamente probar la crema facial de áloe vera de Nezeni Cosmetics, cuya formulación nos gusta muchísimo.

En caso de que, sin embargo, prefieras optar por un gel de áloe vera, encontrarás en las tiendas una amplia variedad de opciones. Eso sí, no olvides algo fundamental: debes usar siempre un gel de áloe vera que sea lo más puro posible, cuyo contenido en áloe vera sea igualmente elevado.

Para usarlo, tan solo debes aplicártelo sobre la piel cada vez que lo necesites, preferiblemente dos veces al día durante, al menos, entre 1 a 2 semanas, para esperar a ver resultados mientras dejamos que el producto actúe.

A la hora de aplicarlo, es conveniente empezar lavándonos bien la piel del rostro, y secarla con la ayuda de una toalla perfectamente seca y limpia. Luego, nos aplicamos una capa delgada de áloe vera en las áreas que deseamos tratar, y que precisamente se encuentran afectadas por el acné.

Para ello, lo aplicamos con la ayuda de suaves masajes circulares. Y, para terminar, dejamos que se seque durante algunos minutos, mientras la piel también tiende a absorberlo fácilmente. Finalmente, es aconsejable continuar con la rutina de cuidado de la piel.

Aunque es cierto que algunas personas optan por utilizar solo el áloe vera para la prevención y el tratamiento del acné, podemos disfrutar de más beneficios cuando lo combinamos con otros productos específicos.

En el caso del acné, por ejemplo, es muy probable que ya sepas que existen una serie de tratamientos antiacné recetados por dermatólogos que deben ser utilizados preferiblemente por la noche.

Aún cuando es habitual que este tipo de tratamientos tiendan a resecar y a irritar la piel, utilizados conjuntamente con el áloe vera puede ser de muchísima ayuda a la hora de prevenir y evitar tanto la sequedad como la irritación asociadas.

Y sus beneficios serán todavía mayores, puesto que, de forma más o menos potencial, mejorarán tanto las marcas residuales como las cicatrices, a la vez que la piel se quedará más suave y tersa, al aumentar la producción de nuevo colágeno.

Por todo ello, aún cuando el áloe vera para el acné no sea del todo eficaz a la hora de prevenir o tratar completamente el problema, es conveniente usarlo para disfrutar, sobre todo, de todas sus cualidades humectantes, hidratantes, antiinflamatorias y antibacterianas.

Lee también: Gel Aloe Vera Mercadona