Facial

Qué es y para qué sirve el sérum

Qué es y para qué sirve el sérum

Cualquier rutina de cuidado de la piel que se precie, sobre todo adecuadamente planificada, debe contener al menos un limpiador, un tónico facial y una crema hidratante. Además, también es útil contar con alguna que otra crema específica para abordar distintos problemas de la piel, como podría ser el caso de manchas oscuras, líneas finas de expresión, arrugas y / o sequedad. Pero, ¿sabías que un sérum facial puede llegar a convertirse en una opción excelente para completar y enriquecer al máximo cualquier régimen de belleza? Te explicamos qué es y para qué sirve.

Cuando nos planteamos la posibilidad de añadir una rutina de cuidado de la piel es imprescindible saber que una de las claves comprende el uso, sobre todo, de un humectante que ayude a proporcionar hidratación y humedad a la piel, siendo de utilidad para reducir la sequedad y la deshidratación.

Al igual que también es esencial el uso de un limpiador, sobre todo al comienzo de la rutina, puesto que se convierte en la mejor forma de retirar las impurezas y la suciedad que se ha podido quedar en la piel a lo largo del día.

El exfoliante también se convierte en otro elemento indispensable, al ayudar a reforzar los efectos del limpiador, y ser útil además a la hora de eliminar las células muertas acumuladas y estimular la renovación celular, dando paso a las células naturalmente presentes en la capa que se encuentra justo debajo. Aunque, eso sí, no es conveniente abusar, siendo útil cuando lo aplicamos una o dos veces a la semana.

Pero, ¿qué ocurre con el sérum facial? Lo cierto es que aunque algunos profesionales de la belleza, y especialistas en sí, consideran que no es un producto tan indispensable como una crema hidratante o un limpiador, la realidad es que sí puede ayudar a proporcionar excelentes beneficios para la piel.

 No te pierdas: 5 Mejores serums faciales para mujeres de 40 años

¿Qué es un sérum facial?

Podríamos definir al sérum facial como una especie de humectante liviano, que al contener moléculas de menor tamaño, es capaz de penetrar más profundamente en la piel, con el objetivo de proporcionar una serie de ingredientes activos beneficiosos.

De hecho, al omitir una buena cantidad de los ingredientes más pesados que encontramos en los humectantes más tradicionales (como por ejemplo podría ser el caso de las cremas), destacan precisamente por contener una concentración muchísimo más elevada de principios activos.

No en vano, esta es una de las características más importantes de los sueros faciales. Y es que son útiles a la hora de abordar problemas específicos de la piel, gracias a que contienen una elevada concentración de determinados ingredientes activos.

Eso sí, a diferencia de lo que muchas personas piensan, originalmente no debemos ver a los sérums faciales como sustitutos de los humectantes (como las cremas). De hecho, originalmente los sueros tienden a humectar la piel más bien en un grado mínimo, por lo que siempre es sumamente aconsejable utilizarlos junto con humectantes más fuertes.

Lee también: 5 Mejores serums faciales para mujeres de 60 años

No en vano, debemos ver a los sueros faciales como un paso adicional útil para enriquecer cualquier rutina de cuidado de la piel, pero nunca como un sustituto de cualquier otro producto. Al contrario, es una opción ideal para proporcionar a la piel una serie de principios activos que no podría obtener de forma tan concentrada con otros productos que también forman parte del régimen de belleza.

Debido a ello, es de vital importancia analizar siempre el listado de ingredientes del sérum facial que vayamos a utilizar, puesto que es sumamente importante usar aquellos que sean efectivos a la hora de tratar y abordar los problemas que pueda tener nuestra piel en ese momento.

Los antioxidantes, como la vitamina C, se convierten en un elemento imprescindible en cualquier fórmula de sérum facial. Y es que son útiles para proteger la piel del daño solar y combatir la acción dañina de los radicales libres, responsables del envejecimiento de la piel, incluyendo líneas finas, arrugas y manchas solares.

Los hidratantes son también sumamente interesantes, puesto que ayudan a fortalecer la barrera de la piel, ayudando a construir membranas celulares más fuertes, hidratando y humectando la piel al máximo, lo que es de enorme utilidad a la hora de prevenir y evitar la piel seca y deshidratada.

De hecho, ¿sabías que las pieles secas y deshidratadas tienden a mostrar más líneas finas y arrugas? Los ingredientes naturales como los aminoácidos, los ácidos grasos esenciales y las ceramidas son particularmente útiles a la hora de proteger contra la sequedad al reponer los lípidos naturalmente presentes en la piel, protegiendo la piel de la contaminación ambiental y mejorando la retención de humedad.

Descubre: 5 Mejores serums faciales para mujeres de 50 años

¿Para qué sirve un sérum facial?

En resumidas cuentas, un sérum facial consiste en un concentrado de principios activos, los cuales se encuentran en altas concentraciones, útiles para tratar problemas específicos de la piel.

Por tanto, al estar compuestos por moléculas muchísimo más pequeñas, no hay duda que nos encontramos ante un producto que no podría falar en cualquier rutina de cuidado de la piel, ya que posee una mayor concentración de ingredientes activos, en comparación con las cremas faciales comunes, dado que se han eliminado de su composición los ingredientes más pesados, además de los aceites.

Qué es y para qué sirve el sérum

De hecho, para percatarnos de su efectividad, solo debemos tener en cuenta un dato: mientras que una crema puede tener alrededor de un 10 por ciento de ingredientes activos, ¿sabías que un sérum facial puede llegar al 70 por ciento?

Básicamente, podríamos decir que un sérum facial se convierte en una opción excelente a la hora de humectar la piel ligeramente, dado que consiste en un humectante más bien ligero, lo que significa que puede ayudar a hidratar la piel de forma similar a como lo hace una crema hidratante (pero, ojo, ya que nunca debe convertirse en un sustituto, como ya te hemos indicado).

Además, dependiendo de los ingredientes activos que contenga su fórmula, podría proporcionar también otros beneficios únicos. Por ejemplo, pueden ser de utilidad a la hora de tratar la sequedad, las líneas finas, las arrugas y las manchas solares, entre otros aspectos.

Por todo ello, es una opción excelente para cualquier tipo de piel, ya que todos los tipos de piel pueden aprovecharse al máximo de sus diferentes cualidades y beneficios, sobre todo en lo relacionado a sus efectos humectantes, hidratantes y nutritivos.

Conoce también: Mejores sérums antiedad

En cualquier caso, y en lo que se refiere a para qué sirve el sérum, a continuación te mencionamos algunos de sus usos y beneficios más interesantes:

  • Hidratación. Se convierte en uno de sus usos más elementales. De hecho, no podemos olvidarnos que la hidratación tiende a convertirse en uno de los componentes esenciales para reducir el envejecimiento prematuro. El ácido hialurónico, la vitamina C o la vitamina E pueden ser muy interesantes en este sentido, sobre todo a la hora de ayudar a conseguir una piel más saludable, fresca y joven.
  • Suavidad. El sérum facial también puede ser muy interesante a la hora de conseguir una piel más sedosa y suave, con una textura bastante más refinada.
  • Protección antioxidante. Es común que en la mayoría de formulaciones de muchos sérums faciales encontremos principios activos antioxidantes, como el retinol, péptidos, la vitamina E o la vitamina C, entre otros. Son esenciales para evitar el estrés oxidativo y reducir la acción de los radicales libres, comúnmente asociados con el envejecimiento prematuro.
  • Antienvejecimiento. Si estás luchando con las primeras líneas de expresión y arrugas, los sérums faciales son útiles para reducir su apariencia. De hecho, pueden proporcionar ácido hialurónico, que ayuda a reponer el hialurónico naturalmente presente en la piel, además de que ingredientes como la vitamina C o el retinol pueden ser de utilidad para estimular la renovación celular y la producción de nuevo colágeno, indispensable para mantener la estructura cutánea (disfrutando de una mayor tersura y firmeza).
  • Piel más joven. Gracias a que la piel se rellena y consigue una apariencia más juvenil, la piel es más capaz de retener la humedad. A largo plazo, la piel puede conseguir un aspecto más juvenil y terso.
  • Contra las manchas oscuras. No hay duda que las manchas oscuras también pueden convertirse en una señal más del envejecimiento, así como de la acción de los rayos ultravioleta. En este sentido, los sérums faciales pueden ser también útiles a la hora de igualar el tono de la piel, atenuando la apariencia de las manchas y tratando determinados problemas asociados con la hiperpigmentación.

Como vemos, el sérum facial puede acabar siendo tremendamente útil para el cuidado de cualquier tipo de piel, independientemente de las necesidades que esta pueda tener en todo momento, debido principalmente a que, en función de los diferentes ingredientes activos que encontremos en su formulación, podremos incluso abordarlos de manera sencilla y específica.

De hecho, ingredientes activos como la vitamina C, la vitamina E o el ácido hialurónico son también interesantes para las pieles secas, deshidratadas, sensibles, grasas y mixtas, por lo que un mismo sérum facial puede ser de utilidad para diferentes tipos de piel, proporcionando los mismos beneficios.