Facial

Cómo hacer un tónico facial casero

Si sigues una rutina de cuidado de la piel bien planificada, es bastante probable que el tónico facial se haya convertido en uno de los pasos esenciales básicos de tu régimen de belleza. Y es que no puede faltar en la mayoría de rutinas bien diseñadas. ¿Sabes por qué? Principalmente por las interesantísimas cualidades que proporciona. Y aunque podemos encontrarnos con una amplísima diversidad de versiones, es perfectamente posible aprender a hacer un tónico facial casero. Te explicamos cómo, y te ofrecemos también algunas recetas únicas.

Podríamos definir un tónico facial como el paso intermedio del cuidado de la piel, debido fundamentalmente a que ha sido diseñado especialmente para ser utilizado después de habernos lavado la cara (o limpiado con la ayuda de un limpiador), y antes de utilizar un sérum, crema hidratante o humectante.

Cómo hacer un tónico facial casero

De hecho, comúnmente los tónicos faciales eran utilizados con la finalidad únicamente de equilibrar el pH de la piel, especialmente después de haber limpiado la piel con un jabón, el cual se caracteriza por ser alcalino, de manera que suele desequilibrar el pH natural de la piel.

Sin embargo, hoy en día la mayoría de las fórmulas de los tónicos faciales se han enriquecido tanto que no solo proporcionan esta cualidad. De hecho, pueden ayudar a disminuir los poros, limpiar la piel (reforzando los beneficios del limpiador), refrescarla y suavizarla.

Y no solo eso, si optamos por un tónico hidratante, por ejemplo, también podría actuar como un humectante suave. Pero no hay duda que una de las principales cualidades proporcionadas por este producto tiene que ver con preparar la piel para recibir mejor el resto de productos que conforman la rutina de cuidado de la piel.

Descubre: Mejores tónicos para piel grasa

Es decir, después de habernos aplicado el tónico, nuestra piel se prepara para que el resto de productos que debemos aplicar a continuación, como es el caso del sérum, el humectante y cualquier otro tratamiento cutáneo específico, puedan penetrar mejor, absorberse más fácilmente y, sobre todo, ser más efectivos.

Tal y como te hemos explicado ya en una amplia variedad de ocasiones, el mejor momento para aplicarnos un tónico es después del limpiador y antes del sérum o hidratante, aunque también es posible aplicarlo incluso en cualquier otro momento a lo largo del día, en especial cuando necesitamos refrescar nuestra piel puntualmente.

Por todo ello, siempre lo más aconsejable es utilizar un tónico que haya sido especialmente concebido para nuestro tipo de piel. Por ejemplo, algunos tónicos faciales están formulados para pieles grasas, por lo que actúan como astringentes con la finalidad de retirar el exceso de sebo y matificar la piel.

Aunque ya dispongas de algún que otro tónico facial en casa, no hay duda que no hay nada mejor que aprender a preparar nuestros propios productos de belleza, ya que no solo tendemos a usar ingredientes cien por cien naturales, sino que siempre escogeremos aquellos que más nos interesen.

Y lo que es aún más interesante: podemos diseñarlos enfunción de las necesidades específicas que tenga nuestra piel en ese momento particular. Además, suelen ser más económicos que los que encontramos en las tiendas. Por lo que, como vemos, todo son ventajas.

Conoce también: Para qué sirve un tónico

Receta básica de tónico facial casero

Ingredientes:

  • 60 ml de agua de hamamelis de lavanda
  • 3 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 3 gotas de aceite esencial de incienso
  • 2 gotas de aceite esencial de árbol del té

Elaboración:

En una botella de vidrio oscuro, de tamaño mediano, vertemos en primer lugar el agua de hamamelis de lavanda. Luego, añadimos cada gota de aceite esencial, en las cantidades que te hemos indicado en el apartado d eingredientes.

Ahora, simplemente, cierra la tapa y agita bien para conseguir que todos los ingredientes se combinen y se mezclen entre sí.

Receta de tónico facial de vinagre de manzana

Ingredientes:

  • Para piel normal, seca y grasa: 1 cucharada de vinagre de manzana y 2 cucharadas de agua.
  • Para piel sensible: 1 cucharada de vinagre de manzana y 4 cucharadas de agua.

Elaboración:

El proceso a seguir para su elaboración es igual de sencillo. Tan solo debes añadir los ingredientes en las cantidades indicadas (en función de tu tipo de piel), al interior de una botella de vidrio oscuro, tapa y agita bien para conseguir que todos los ingredientes se mezclen y combinen.

Si lo deseas, puedes añadir algún aceite esencial para añadir un poco de fragancia a nuestro tónico casero. De esta forma, dicho sea de paso, conseguirás reducir un poco el incómodo y particular olor del vinagre.

Aprende a hacer: Mejores tónicos faciales

Receta de tónico facial de agua de arroz

El agua de arroz se convierte en un ingrediente natural maravilloso, muy suave y delicado con la piel, que proporciona cualidades hidratantes e iluminadoras, muy útiles para proporcionar a la piel un maravilloso brillo.

Ingredientes:

  • ½ taza de arroz crudo
  • Agua filtrada o purificada

Elaboración:

En primer lugar debemos enjuagar el arroz con agua corriente, hasta que empiece a salir claro y limpio. Luego, colócalo en un recipiente de cristal, cubre con agua y deja reposar durante 30 a 45 minutos.

Esto ayudará a que el arroz infunde el agua con todos sus increíbles nutrientes, tremendamente útiles e interesantes para el cuidado de la piel.

Para terminar, cuela el arroz y pon el agua resultante en una botella de vidrio oscuro. Cierra, y agita bien. Si lo deseas, puedes sustituir la botella de vidrio oscuro por una botella con spray, lo que facilitará enormemente su uso y aplicación.

Conoce además: Tónico agua de rosas

Receta de tónico facial de té verde

Si te gusta elaborar recetas de belleza en casa es muy probable que ya conozcas que el té verde puede llegar a convertirse en un maravilloso ingrediente natural, muy interesante en este sentido gracias a sus cualidades antioxidantes, antienvejecimiento y antimanchas.

De hecho, sus propiedades van mucho más allá, puesto que es capaz incluso de combatir naturalmente cualquier brote de acné, encogiendo los poros y controlar la producción excesiva de grasa o sebo.

En esta ocasión, combinamos té verde concentrado con aceite de árbol del té, que se caracteriza además por brindar beneficios antiinflamatorios y antibacterianos.

Ingredientes:

  • 60 ml de té verde concentrado
  • 8 gotas de aceite de árbol del té

Elaboración:

En primer lugar debemos preparar el té verde como habitualmente solemos hacerlo. Para ello, ponemos agua en un cazo al fuego y dejamos hervir. Cuando empiece a hervir añadimos té verde, y dejamos hervir durante 3 minutos.

Pasado este tiempo, apagamos el fuego, tapamos y dejamos en infusión hasta que se enfríe completamente (de esta manera, conseguiremos que se concentre muchísimo). Cuela la bebida, y el té verde viértelo en el interior de una botella de spray de vidrio, o bien en una botella de vidrio oscuro pequeña.

Para terminar, añade el aceite de árbol de té en las cantidades que te hemos indicado en el apartado de ingredientes, cierra y agita delicadamente para conseguir que los ingredientes se combinen. ¡Listo!

Receta de tónico facial casero de anís y canela

Si deseas ir un poco más allá, y te encanta la idea de elaborar tu propio tónico facial casero a partir de extractos naturales, posiblemente esta receta te encantará. Y es que contiene anís, que es rico en taninos capaces de fortalecer la estructura de la piel, desintoxicando y eliminando tanto las impurezas como la piel cansada.

Además de canela, que promueve la producción de nuevo colágeno (como de buen seguro sabrás, esencial para promover la elasticidad cutánea), y aumentar la circulación sanguínea.

Ingredientes:

  • 2 palos o ramas de canela
  • 6 estrellas de anís
  • 1 litro de agua

Elaboración:

Ponemos el agua en un cazo al fuego, y dejamos que hierva. Cuando empiece a hervir añadimos tanto la canela en rama como el anís, reducimos el fuego y dejamos hervir a fuego bajo, lentamente, durante aproximadamente 20 minutos.

Pasado este tiempo, sin colar, dejamos enfriar un máximo de 5 horas, para conseguir que las especias sigan impregnando e infundiendo el agua.

Por último, cuela el agua vertiéndola en un frasco de vidrio, que puede ser o no oscuro. ¡Listo!

No te vayas sin leer: Review tonico Clinique

Receta de tónico facial hidratante de áloe vera y hamamelis

Si buscas una receta sencilla y simple para preparar un tónico facial hidratante casero ideal para hidratar la piel, a la vez que ayuda positivamente a la hora de limpiarla y refrescarla, posiblemente esta receta te encantará.

Y es que utilizamos gel de áloe vera en su elaboración, que como de buen seguro sabrás, se convierte en un ingrediente activo muy útil para pieles sensibles, que también hidrata y actúa como antiinflamatorio y reepitelizante.

Ingredientes:

  • 6 cucharadas de extracto de hamamelis
  • 3 cucharadas de gel de áloe vera
  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda

Elaboración:

El proceso de elaboración de esta receta es todavía más sencillo si cabe. De hecho, tan solo debes introducir todos los ingredientes en una pequeña botella de vidrio, agitar bien y cerrar.

Y tú, después de descubrir cómo hacer un tónico facial casero, ¿te animas a preparar alguna de nuestras recetas de belleza? Son tan fáciles como sencillas.

Descubre también: Review tónico Pixi