Facial

Para qué sirve un tónico

Hace ya tiempo que una rutina de cuidado de la piel dejó de ser únicamente la aplicación de un limpiador, con la finalidad de limpiar la piel retirando la suciedad, el exceso de sebo y las impurezas, y el uso de un humectante o crema hidratante, para convertirse en un auténtico régimen de belleza, tan completo como eficaz. Y lo hizo cuando los tónicos faciales llegaron para quedarse. Pero, ¿qué son y para qué sirve un tónico facial? ¿Son verdaderamente tan indispensables como dicen?

Lo cierto es que son muy variados los beneficios que supone seguir una rutina de cuidado de la piel bien planificada. Por ejemplo, es una opción excelente a la hora de proporcionar a la piel una amplia variedad de propiedades, pensando siempre en su máximo cuidado.

Para qué sirve un tónico

Por ejemplo, el uso de un limpiador más o menos profundo es una opción excelente a la hora de limpiar la piel adecuadamente, lo que ayuda a retirar cualquier resto de suciedad, impureza, contaminación ambiental, células muertas acumuladas y, sobre todo, exceso de sebo o aceite, que podrían acumularse en exceso y ocasionar el taponamiento de los poros (con el envidente riesgo que supone para la formación de brotes de acné y espinillas).

El uso de un sérum facial, aunque es cierto que no es tan indispensable como coinciden en señalar muchos especialistas, sí es una opción única para brindar a la piel todo un concentrado de ingredientes activos en grandes cantidades. Todo ello con una mínima cantidad de producto.

Y el uso del humectante se convierte casi sin ninguna duda en uno de los pasos más indispensables, y que nunca debería faltar, puesto que la humectación e hidratación adecuadas de la piel es el mejor remedio a la hora de evitar que se seque y se deshidrate, mostrándose más rejuvenecida, firme, cuidada y saludable.

Pero, ¿qué ocurre con el tónico facial? En pocas palabras, podríamos decirte que consiste en un producto diseñado generalmente para minimizar la apariencia de los poros, tensar la piel de forma temporal y eliminar de manera natural tanto la suciedad como las impurezas y el exceso de grasa.

Actúa ayudando a minimizar de forma temporal la apariencia de los poros, lo que ayuda, a su vez, a la hora de crear una apariencia más suave, limpiando con ello las impurezas, la suciedad y los aceites, de manera incluso más eficiente que lo que conseguiríamos usando solo un limpiador.

Además, deja la piel mejor protegida frente a la acción de determinados factores ambientales estresantes. Por todo ello, el uso del tónico facial siempre está aconsejado en cualquier rutina de cuidado de la piel, motivo por el cual los expertos sí recomiendan su inclusión en la rutina diaria.

A lo que llegamos a la siguiente pregunta: ¿qué beneficios proporciona, y para qué sirve verdaderamente?

Descubre: Mejores tónicos para piel grasa

Ayuda a reducir la apariencia de los poros

Lo cierto es que con una mínima cantidad de producto, lo que significa únicamente aplicar una pequeña cantidad de tónico a una almohadilla o bolita de algodón suave, y aplicarla con suavidad por la piel del rostro, conseguiremos disminuir la apariencia de los poros, de forma rápida, simple y sencilla.

Esto es sumamente interesante para quienes tienen la piel grasa o mixta, y deben luchar, además, continuamente con el problema añadido que supone tener los poros demasiado visibles y abiertos.

El tónico, de hecho, actúa eliminando la grasa con suavidad, brindando a los poros una apariencia mucho más pequeña.

Ideal para reforzar la limpieza

Si bien es cierto que el uso de un limpiador es, cuanto menos, indispensable, convirtiéndose así en el primer paso a seguir en cualquier rutina de cuidado de la piel, lo cierto es que también podríamos encontrar en el tónico facial un producto que tampoco debería faltar.

¿Sabes por qué? Esto es debido principalmente a que refuerza las cualidades limpiadoras de cualquier limpiador, de forma que actuará retirando de la piel aquellos restos de impurezas, suciedad y exceso de sebo que el limpiador no fue capaz de eliminar del todo.

Dicho de otra forma, refuerza al máximo la limpieza de la piel, de manera que, después de usar el limpiador y el tónico, siempe por este orden, nos aseguraremos de que nuestra piel se encontrará perfectamente limpia, libre de impurezas, y cien por cien preparada para recibir mejor el resto de productos.

Conoce también: Mejores tónicos faciales

Prepara la piel para el resto de productos que forman parte de la rutina

El hecho de que un tónico facial se ponga siempre después del limpiador, pero antes del humectante y de cualquier otro tratamiento cutáneo especializado y específico es por algo.

Y es que actúa preparando la piel para que reciba mejor el resto de productos que forman parte de la rutina.

Gracias a que limpia la piel y actúa sobre los poros, es particularmente útil para conseguir que el sérum, el humectante y cualquier otro tratamiento penetre más y sea mejor absorbido por la piel, por lo que sus beneficios y efectividad aumentan considerablemente.

Aprende a hacer: Cómo hacer un tónico facial casero

Ayuda a restaurar el equilibrio natural del pH de la piel

Nuestra piel se caracteriza por ser naturalmente ácida, de manera que dispone de un equilibrio de pH situado entre cinco y seis (dentro de una escala que va de 0 a 14). No obstante, ese equilibrio puede verse afectado después de la limpieza con jabón, debido a su naturaleza alcalina.

Si esto ocurre, es posible que la piel necesite trabajar un poco más para volver a recuperar sus niveles normales, lo que podría ocasionar una sobreproducción de grasa.

Por suerte, el uso regular de un tónico facial puede ser particularmente útil e interesante a la hora de restablecer el pH natural de la piel. Y, además, ayuda a hacerlo muy rápidamente, prácticamente desde el momento en que lo aplicamos.

Puede actuar como humectante

Si bien es cierto que ningún otro producto que forme parte de la rutina de cuidado de la piel debe sustituir al humectante o a la crema hidratante, es cierto que existen algunos productos que pueden reforzar sus cualidades, e incluso llegar a humectar ligeramente.

Es el caso, por ejemplo, de algunos sérums hidratantes, pero sobre todo ocurre con el tónico facial. De hecho, algunos tónicos son también humectantes, por lo que pueden ayudar a retener la humedad en la piel, reforzando al máximo sus beneficios hidratantes.

Conoce además: Tónico agua de rosas

Proporciona una capa extra de protección

Como hemos visto, los tónicos faciales pueden ser de cierta utilidad a la hora de minimizar los poros más visibles, lo que incluye cerrarlos y juntar los espacios situados entre las células después de la limpieza.

De esta manera, se consigue reducir la penetración en el interior de los poros de los contaminantes ambientales, la suciedad y las impurezas. Es más, pueden ser de cierta utilidad a la hora de proteger la piel del cloro y otros minerales presentes comúnmente en el agua corriente del grifo.

Podría ser de utilidad a la hora de prevenir los vellos encarnados

No hay nada más molesto y doloroso que un pelo encarnado. Y lo cierto es que se trata de un problema tremendamente común, que no solo sufren las mujeres, sino también los hombres (debido no solo a que se depilan, sino a que se afeitan incluso cada día).

Esta cualidad preventiva se debe a que algunos tónicos contienen determinados ingredientes exfoliantes, como podría ser el caso de los ácidos alfa-hidroxiácidos (como el ácido glicólico), que puenden ser de bastante ayuda a la hora de evitar y prevenir la formación de los vellos encarnados.

No te vayas sin leer: Review tonico Clinique

Es ideal para refrescar y suavizar la piel

Si deseas darle un cambio diario a tu piel, disfrutando de una sensación muchísimo más refrescante, suave y agradable, no hay duda que el tónico facial te ayudará a conseguirlo.

Y es que gracias a su formulación, y a su textura, se convierte en una opción única excelente a la hora de dejar la piel perfectamente revitalizada, sobre todo después de ayudar a retirar la grasa y la suciedad.

Además, otra de sus principales ventajas es que puedes aplicarlo y utilizarlo siempre que lo necesites a lo largo del día, incluso aunque no te encuentres en casa, en medio de la rutina de cuidado de la piel, o estés fuera de casa: basta con aplicártelo y disfrutar de sus beneficios al instantes.

¿Cómo escoger y usar tu tónico facial?

El primer paso a seguir antes de aplicarnos cualquier tónico facial es elegir aquel que más nos interese. No en vano, lo más recomendable es utilizar siempre aquel tónico facial que haya sido desarrollado y concebido para nuestro tipo de piel.

A su vez, también puede ser interesante escoger tónicos que, además de ser útiles para nuestra piel, nos ayude a conseguir los resultados que deseamos y a cubrir las necesidades que esta tenga.

Después de descubrir para qué sirve un tónico, y tras haberlo escogido, llega el turno de su aplicación. Basta con aplicarlo inmediatamente después del limpiador, pero siempre antes del humectante. ¿Cómo? Muy sencillo: remoja un poco una bolita de algodón, y deslízalo con suavidad sobre la piel.

Descubre también: Review tónico Pixi